INSÓLITO

El Rey Felipe lo vuelve a hacer: realiza su segunda escapada de Zarzuela en lo que va del mes

Nuevamente preguntamos, qué es lo que se le ha perdido al Monarca en Palma de Mallorca.
viernes, 10 de septiembre de 2021 · 16:49

Por sorprendente que parezca, el Rey Felipe vuelve a las andadas y se escabulle del palacio y su familia para reaparecer en Palma de Mallorca. Olvidemos aquella ocasión "off" en la que el Monarca estuvo junto a sus amigos en una velada informal en el chiringuito playero "Kokomo Surf Café", a mediados de agosto, ¡esta escapada fue apenas hace una semana!

El pasado lunes 30 de agosto, el Monarca se encontraba en el Aeropuerto Internacional de Barajas despidiendo a su primogénita, la Princesa Leonor, quien se embarcó a su nueva vida escolar en Gales. Cuatro días después, el 3 de septiembre, era él quien tomaba camino hacia Palma de Mallorca. Otra vez.

La nueva escapada del Rey Felipe hacia Mallorca fue verdaderamente sorpresiva para todos.

La razón para ello habría sido la necesidad del Rey Felipe de reunirse nuevamente con su círculo más íntimo de amigos en la isla balear, y disfrutar de otra velada nocturna en algún restaurante de esos que ya son tradición entre sus nada exigentes preferencias locales.

Así es que ni el dueño del restaurante "Nitos", Juan Jiménez, ni los comensales que se encontraban en el local aquella noche de pura casualidad, pudieron dar crédito cuando advirtieron la presencia inesperada del Rey Felipe, quién pidió su mesa preferida para ocupar con sus invitados. Se dice que cuando está ocupada por otros comensales, el Soberano simplemente escoge cualquier otra, pero siempre que puede elige la misma ubicación. 

Dicen que el Nitos Bar es "cutre" y "low cost", pero el Rey Felipe no lo cambia por otras opciones "más acordes".

Este restaurante de comida tradicional y casera, reconocido por servir exquisito pollo asado como especial de la casa, es uno de los grandes favoritos del Rey Felipe y, aunque tenía dos años sin visitarlo, esta vez no dejó pasar la oportunidad. Asignatura pendiente (o antojo) le dicen por ahí a estos casos de excepción.

Para el Soberano el tiempo no transcurre cuando visita este sencillo pero orgulloso local. Según el diario La Razón, siempre ordena el mismo plato: 'una pieza de pollo, patatas fritas y la salsa que hace especial a un local frecuentado por los locales, unos pocos turistas de paso y algunos vips fieles a Mallorca'.

Para el Rey Felipe, salir de velero y compartir veladas amenas con sus amigos más cercanos, es siempre un buen plan.

Para aquellos que puedan pensar que se trata de un sitio bastante "sencillo", el Rey Felipe no carece de buen paladar, y este sitio nada tendría para envidiar a otros circuitos gastronómicos. Sino, preguntemos al gran Kyrill de Bulgaria, las infantas Elena y Cristina o al mismísimo Rey Juan Carlos, dónde comerían si tuvieran la oportunidad de regresar a España mañana mismo.

No así la esposa del Rey Felipe, la Reina Letizia, quien jamás se ha dejado caer en el tentador "Nitos", ni parece acompañar algunos de los antojos de su esposo, pero esto no es algo que al Monarca le inquiete demasiado. Siempre en estas imperdibles ocasiones habrá lugar para visitar estos pequeños tesoros gastronómicos, donde la cordialidad y la sencillez son el acompañante perfecto para las cálidas noches de Palma que siempre el Rey Felipe añora, y regresa cada vez que su agenda se lo permite.