¿Más misterios por descubrir?

Las sorprendentes historias que desconocíamos de Julio Iglesias salen a la luz

El cantante madrileño no deja de asombrar a su fanaticada con su intrigante vida.
miércoles, 1 de septiembre de 2021 · 13:30

Pese a que Julio Iglesias no arribó en España por segundo año consecutivo para gozar de vacaciones estivales en compañía de su familia, debido a que prefiere resguardarse por la pandemia de coronavirus, es ahora cuando más activo se encuentra a través de su cuenta personal de Instagram.

Como la mayoría sabe, el intérprete de "Me olvidé de vivir" comparte diversos posteos en la red de los corazones deleitando así a su fanaticada con increíbles anécdotas de su vida privada. De hecho, hace unos días zanjó con los rumores en torno a su delicado estado de salud tras aclarar que sufre los achaques propios de su edad, pero que se encuentra bien y no hay motivos para alarmarse.

A veces oigo que dicen y cuentan que sí estoy mal, muchas cosas absolutamente inciertas. Por supuesto que me duele la espalda como siempre me ha dolido, por supuesto que tengo menos fuerzas de las que tenía antes. Lógico, voy a cumplir 78 años.

La imagen que compartió en su Instagram para zanjar los rumores relacionados a su salud.

De momento, te contamos que es Pilar Eyre la que decidió relatar en su blog para "Lecturas" algunas sorprendentes historias que desconocíamos del esposo de Miranda Rijnsburger, pues expresó que "no es el único punto oscuro en su biografía".

La periodista inició su columna narrando que el artista de fama internacional y su hermano Carlos eran los que hacían "de intermediarios" entre sus padres durante toda su infancia, dado que sus progenitores no se dirigían la palabra a causa de las infidelidades cometidas por el patriarca del clan, Julio Iglesias Puga.

El reputado ginecólogo confesó públicamente con los años que efectivamente le fue infiel a su entonces esposa desde el principio de su matrimonio. "A mí me han perdido las faldas", reconocía sin pena alguna el padre del cantante nacido en Madrid.

Del cajón de los recuerdos: Julio Iglesias junto a su padre, Julio Iglesias Puga.

No obstante, Papuchi siempre estuvo para sus dos hijos mayores y fue la persona que le ayudó incondicionalmente al compositor de 77 años a recuperarse de las secuelas que le dejó aquel accidente automovilístico que sufrió el 22 de septiembre de 1962. "Estaba parapléjico de la cintura a los pies", recordaba el longevo en sus memorias.

En aquella época, el músico madrileño tenía 19 años y consiguió volver a caminar gracias al esfuerzo que ambos realizaron a diario, pues su padre no le permitía rendirse. "Llevaba 2 años de recuperación, nadaba 6 o 7 horas diarias hasta que no podía más, es ahí cuando empecé a escribir canciones", desveló en su penúltimo posteo el Licenciado en Derecho.

Pero ese no fue el único suceso fatídico que atravesó el productor discográfico. Según relata la escritora catalana, las operaciones estéticas para la celebridad comenzaron después de haberse caído del escenario a sus 34 años mientras daba un espectáculo en el hotel Intercontinental de Cali.

El exfutbolista es considerado como el artista hispano más exitoso de todos los tiempos.

Julio se cayó en el escenario, se partió la boca y tuvieron que darle siete puntos en el hospital de urgencias para detener la hemorragia.

Tras estas palabras, la comunicadora de 69 años explicó a sus lectores que el padre de Enrique Iglesias fue trasladado luego a Nueva York donde le esperaba un cirujano plástico para "arreglar el desaguisado", dijo. Si bien la idea era solo corregir su labio, la estrella terminó haciéndose un estiramiento facial. ¡Vaya sorpresa!

El exesposo de Isabel Preysler fue reconocido como el cantante latino que más discos ha vendido en la historia.

Finalmente, destacamos que otra de las historias menos conocidas de Julio Iglesias es la que él mismo reveló hace ya dos años, cuando contó a la prensa israelí que es judío. ¿La razón de esto último? Su madre, Maria del Rosario de la Cueva y Perignat, era judía, por lo tanto sus vástagos también lo son.

Yo soy judío de la cintura para arriba, de la cintura para abajo soy internacional.