INSÓLITO

Las "imprudencias" de la Infanta Elena que dejan en evidencia a la familia real

Lamentablemente, la Duquesa de Lugo no tiene cómo enmendarlo, y nos está dando muchas pistas.
sábado, 28 de agosto de 2021 · 05:00

Si bien hay un dicho que dice “el tiempo todo lo cura”, tras 7 años de reinado del Rey Felipe podemos afirmar con certeza que esta máxima está lejos de aplicarse en el caso de la familia real española con respecto a sus familiares. Desde la abdicación del Rey Juan Carlos toda la dinámica interna se fue en picada, y esto sigue en evidencia hasta la fecha. Nadie nos lo ha dicho, es la Infanta Elena quien lo demuestra sin decir una sola palabra.

Lo que nos hace sacar cuentas alrededor de la Infanta Elena son las millas viajeras que acumula mes tras mes desde agosto del año pasado hasta principios de este mes, solamente por un motivo irrenunciable: visitar al Rey Juan Carlos a los Emiratos, sin contar con el hecho de que es la única Borbón que se mantiene firme en la tarea.

Con el resto de sus consanguíneos es exactamente igual. Sus tiempos se dividen entre el Rey Juan Carlos como prioridad, dada su condición particular como exiliado y luego como octagenario, y luego otros pequeños espacios para compartir con su hermana, la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin y luego, si es absolutamente necesario, con Doña Sofía, quien vive en Zarzuela y también viaja al exterior.

La Infanta Elena ha viajado en un año más que en cualquier otra época de su vida.

Exactamente fue esto lo que ocurrió durante el período estival. En menos de un mes, vimos a la Duquesa de Lugo transitar entre Abu Dabi, las costas francesas de Bidart y Palma de Mallorca. Es como irradiar dosis de cariño en cada punto cardinal y distribuirlos según sus escalas entre lo que para ella va desde lo urgente hasta lo importante.

¿Y qué podemos decir de la Familia Real? Tan sencillo y simple como en realidad resulta, desde que el Rey Juan Carlos abdicó a favor de Don Felipe, la Infanta Elena no tiene demasiado qué buscar, y si entre los pasillos de Zarzuela tiene la más mínima posibilidad de coincidir con la Reina Letizia, menos que menos.

 La Infanta Elena siempre será la gran aliada de los Urdangarin.

¿Cómo podríamos creer que, después de los últimos 7 años, la Infanta Elena considere la opción después de tantos desencuentros? No es que no tenga acceso a Casa Real, y por supuesto sí que puede, pero otros temas le ocupan más, como cabalgar por los terrenos reales y cuidar a los caballos que hacen vida en los establos.

Si tiene algo que decir o sobre qué quejarse, la Infanta Elena nunca lo hará de cara al público, pero digamos que simplemente se conforma. En todo caso, lo más importante es que los "familiares del Rey" siempre podrán contar con ella en todo momento y bajo cualquier circunstancia.