IRRECONCILIABLE

Se descubre quién es la persona que espera que Charlène de Mónaco jamás regrese al Principado

La sudafricana sabe que tarde o temprano tendrá que enfrentarla, si es que regresa.
jueves, 26 de agosto de 2021 · 11:19

Una de las razones por las cuales Charlène de Mónaco preferiría no regresar al Principado tiene que ver directamente con la desgastante sensación de que allí nadie la espera y es casi posible asegurar que, entre la corte, hay quienes albergan la esperanza de no verla regresar.

Por encima de cualquiera de los miembros de la familia Grimaldi, existe una persona capaz de arruinar cualquier aparición pública de la sudafricana tan solo con su acto de presencia: es como ver a Kate Middleton y Meghan Markle en una misma habitación o peor aún, intentar reunir a la Reina Letizia con sus cuñadas las infantas en una misma foto. Hablamos por supuesto de la gran Carolina de Mónaco.

Hubo una época, muy corta, en la que Charlène de Mónaco y su cuñada se llevaban. Hoy la historia es distinta.

La primogénita de la recordada Princesa Consorte, Grace Kelly -de quien supo heredar toda su belleza y saber estar-, pasó de llevar una cercana relación con Charlène de Mónaco -hasta el punto de las lágrimas cuando esta se casó con el príncipe Alberto-, a sencillamente ni voltear a mirarla y, obviamente, el mal gesto se devuelve del lado contrario. Para la madre de Jacques y Gabriella, mientras más lejos pueda permanecer de Carolina, los Casiraghi y los Grimaldi, tanto mejor para su mente y alma.

Sería impreciso intentar deducir cuáles fueron los hechos en concreto que separaron a Charlène de Mónaco de Carolina, pero según los registros de la revista "Vanitatis", una pista podría ser el gran evento social del "Baile de la Rosa", organizado anualmente por la hermana del príncipe Alberto. La última vez que la exatleta fue vista en esta gala imperdible fue en 2014, desde aquel año en más, la Princesa ha sido la gran ausente en todas sus ediciones posteriores.

El Baile de la Rosa es el evento que marcó el principio del fin en la relación de Charlène de Mónaco y Carolina.

En el 2015, el Principado intentó disculpar a Charlène de Mónaco al argumentar que la razón por la cual no asistía se debía a su reciente maternidad y por partida doble, pero en los eventos sucesivos, la Casa Grimaldi ni siquiera se molestó en ingeniar más excusas para disculpar el hecho de que la Consorte del Príncipe Alberto no tuviera ningún interés en este evento.

Pero si hablamos de faltas imperdonable para Carolina, serían las que tuvo Charlène de Mónaco en las bodas de sus hijos. La exnadadora simplemente no asistió a los enlaces de sus sobrinos Andrea Casiraghi (con Tatiana Santo Domingo en 2014), Pierre Casiraghi (con Beatrice Borromeo en 2017) y Carlota Casiraghi con Dimitri Rassam (2019). ¿Es posible que tampoco haya hecho buenas migas con ellos?

Hay eventos precisos en el año en que Charlène de Mónaco debe coexistir con sus cuñadas Carolina y Estefanía, y no parece fácil.

Actualmente, es la Princesa de Hannover quien cubre algunos compromisos de cara al Principado en ausencia de Charlène de Mónaco, debido a su prolongada estancia en su país natal provocado por su delicado cuadro de salud. Esta también ha sido una de las razones por las cuales han habido desencuentros entre las dos princesas: con justa razón Carolina reclama el hecho de cubrir a la exnadadora en todas y cada una de sus faltas, sin que haya siquiera una disculpa de por medio.

Es por ello que si ponemos suficiente atención, nos daremos cuenta de que ninguna de las dos coincide en sus oficios de agenda. Están perfectamente organizadas para que no deban encontrarse ni públicamente ni en lo estrictamente privado, excepto en una ocasión imperdible: el Día Nacional de Mónaco, donde toda la familia en pleno debe reunirse para conmemorar este día especial y sucederá nuevamente, apenas Charlène de Mónaco regrese al Principado. Si es que lo hace.