SORPRESIVO

El Atlantic College le planta la cara a la Princesa Leonor: "Niñerías, actitudes y morriñas, no"

La heredera ahora entenderá qué quiere decir el término "igualdad para todos".
jueves, 26 de agosto de 2021 · 04:00

¿Quién podría pensar que bajo el angelical rostro de la Princesa Leonor se esconderían algunas actitudes cuestionables que no encajan con su imagen impoluta y perfectamente edificada por su madre, la Reina Letizia, a través de los años? Por increíble que parezca hay historias, y estas indican que la heredera en ocasiones no es una perita en dulce. Una de las más destacadas fue sobre aquella presunta "exigencia" que la Princesa le hiciera a sus compañeras de clases en el Colegio Santa María de Los Rosales después de recibir el Toisón de Oro en 2018: "Ahora, todas me haréis la reverencia".

Desde que esta anécdota fuera publicada por el periodista Jaime Peñafiel a través de su columna en LOC y tuviera repercusión en otros medios como "El Nacional" de Cataluña, otras voces se han levantado para exponer algunos episodios que corroboran una personalidad de la Princesa Leonor que distaría de aquella que se nos presenta en cada una de sus apariciones oficiales.

A pesar de que la Reina siempre vigiló los modales de la Princesa Leonor, parece que no ha podido evitarle algunos problemillas de ego.

De ser ciertas o no estas aseveraciones, un hecho fáctico es que la Princesa Leonor está a punto de cumplir 16 años este próximo 31 de octubre y su criterio definitivamente no puede ser el mismo que cuando tenía apenas 12 años. Por ende, sobra decir que en la nueva realidad que le tocará asumir, este tipo de arranques, si los tuviera, podrían traerle serios problemas entre quienes serán sus nuevos compañeros.

En el "UWC Atlantic College" hay conductas que no pueden ser toleradas, y esto va para todo el estudiantado por igual. En un ambiente de equidad, donde un principio inalienable es el respeto, capaz de abrazar las diferencias culturales, políticas, étnicas y sociales en general, la Princesa Leonor se encontrará con un entorno hasta ahora "inexplorado", es decir, ser igual que los demás.

La Princesa Leonor aprenderá a lidiar con la diversidad y en nada le ayudará su abolengo dinástico.

Por ende, no tendrán cabida esas típicas manifestaciones de superioridad enlazadas con la ostentación del dinero, posición social o las conexiones familiares. Sí, es cierto que algunos de los alumnos regulares que hacen vida en esta institución provienen de clanes de renombre en sus países de origen o de alguna que otra casa reinante -como fue el caso de Ingrid de Bélgica-, pero bajo ningún concepto esto puede permitirles pensar que por ello tienen algún tipo de ventaja sobre sus compañeros. Si la Princesa Leonor desea integrarse adecuadamente, puede olvidarse de estos detalles que pasan a ser "insignificantes".

Esto debe ser así pues la heredera compartirá aulas de clase, actividades recreativas y deportivas, e incluso la habitación en la que pernoctará junto con jóvenes adinerados, de medianos y bajos recursos, becados y si así fuera el caso, hasta con refugiados. Con esta experiencia, podrá abrir su mente a nuevos conceptos de pluralidad y consciencia del mundo, sensibilidad y empatía. Todo comportamiento que se separe de estos valores podría traerle verdaderos problemas a la Princesa Leonor.

La Princesa Leonor se integrará con chicos de distintas condiciones sociales y orígenes.

Tal como señala la revista "Lecturas", la Princesa Leonor ni siquiera podría pensar en que los tratos "de favor" podrían ser una moneda de cambio para interrelacionarse con otros alumnos. Así lo detalló la diseñadora y exalumna del "Atlantic College", Marina Conde, al medio citado.

Está muy mal visto que presumas de dinero. Allí no hay contemplaciones por quién eres. Les da igual. Todos son iguales. Allí está muy mal visto que tú presumas de quién eres. Se llama 'ostentatious display of wealth', y está muy mal visto que presumas de dinero o de cualquier cosa".