INÉDITO

La Reina Sofía en la mira: ciertos datos de Casa Real se filtran y hay riesgo de enlodar su imagen

Sin embargo, la Emérita se mantiene en posición firme, arropada por el cariño de la población.
lunes, 23 de agosto de 2021 · 05:00

Siendo tan querida entre los españoles, ¿quién se atrevería siquiera a levantar la más mínima sospecha contra la apacible y admirada Reina Sofía? Pues por insólito que parezca, hay quienes lo hacen con la intención de aclarar ciertas dudas que se ciernen a su alrededor y vale la pena el intento, eso sí, con mano de seda: si algo realmente enerva a muchos, es que la exsoberana pueda ser incordiada o se intente arruinar su imagen pública.

El medio de investigación "publico.es" se puso en la tarea de adentrarse en uno de los temas de mayor opacidad informativa que rodea a la Emérita hasta nuestros días: cuánto ha percibido la Reina Sofía en salarios desde que el Rey Juan Carlos abdicó en 2014 y, por supuesto, ya existe una cifra. Casi un millón de euros.

La Reina Sofía no puede quejarse con tantas manifestaciones de cariño adonde quiera que vaya.

Enfrentemos los hechos: la Reina Sofía aún figura bajo la nómina de miembros activos de la Familia Real, pero sus apariciones públicas desde entonces han permeado significativamente. ¿Valen entonces la pena sus 114 mil euros anuales? Si lo vemos a través de la lente de Casa Real, está plenamente justificado: "Además de su participación en actos oficiales e institucionales, Doña Sofía dedica gran atención a actividades sociales y asistenciales".

Nuevamente, los números no fallan y las apariciones de la Reina Sofía se pierden en el casi ostracismo institucional: tan solo desde 2018, la Emérita fue parte de 36 eventos en todo ese año, en 2019 estuvo apenas en 19 salidas públicas. Ni podemos contabilizar este pasado 2020 por razones sanitarias y entendiendo que la exmonarca estaba entre el grupo de mayor factor de riesgo y en este año 2021, apenas sí ha asistido a 7 compromisos.

Cada trabajo ejecutado por la Reina Sofía es sinónimo de compromiso y esfuerzo verdaderamente admirable.

No, las actividades que lleva a cabo como presidente de su fundación homónima y el Banco de Alimentos no cuentan, pues no tienen entrada dentro del marco de la agenda real ni cuentan con la debida visibilidad que le da Zarzuela a la Familia Real, aunque bastante se benefician a nivel propagandístico con la gestión paralela de la Reina Sofía. No pasa nada, si Casa Real no le da el debido apoyo, para ello siempre estarán en estrecha alianza los medios de difusión tanto nacionales como internacionales.

Volviendo a las percepciones anuales de la Emérita, por alguna razón Casa Real se mantiene en un mutis inquebrantable. ¿Por qué tanto oscurantismo selectivo cuando una multiplicación simple entre su salario anual, por el número de años desde la abdicación del Rey Juan Carlos, da una cifra definitiva? No es que haya algo más que pueda sorprender en el futuro ¿o estamos equivocados?

Antes de pensar en lo que pueda provenir de la Reina Sofía, primero tendrá que blanquearse la situación del Emérito.

Tal vez el recelo de Palacio no tenga que ver con cifras en metálico, pero sí con algunos temas para los que aún la prensa libre no encuentra respuesta certera y oficial: ¿La Reina Sofía cuenta además con personal de seguridad, transporte especial, asistentes, secretarios, y hasta estilistas, todos con nóminas pagas con los dineros de los contribuyentes pese a sus cada vez más limitados servicios a la Corona?

Sinceramente no entenderíamos por qué no: hasta donde se conoce, la Reina Sofía no estuvo incursa en delitos fiscales y permanece en nómina, prevalece como valor impagable para la Institución y lava la cara, sin contar con que antes de los inquilinos actuales, ella ejerció primero en Zarzuela. Quien en todo caso merece ser cuestionado ni siquiera se encuentra en suelo patrio y quizás merece mayor atención y, por ende, mayores motivos para desconfiar.