INSÓLITO

La historia cíclica entre la Reina Letizia y su familia que hoy genera más curiosidad que nunca

No todos los temas entre la familia consanguínea de la Monarca tienen por qué ser escabrosos e insufribles.
lunes, 23 de agosto de 2021 · 02:00

No es que resulte demasiado evidente y faltan algunas pruebas fotográficas que lo confirmen, pero no se puede negar que la Reina Letizia confía plenamente en su familia consanguínea más cercana: su padre Jesús Ortíz, su madre Paloma Rocasolano y su hermana Telma Ortiz, sin querer por supuesto dejar de lado a su fallecida hermana, Érika, quien lamentablemente no podrá celebrar la llegada de la nueva hija de Telma, quien nació esta misma semana.

Es justamente este evento el que marca una muy curiosa similitud que atravesó desde hace décadas a la Reina Letizia y sus hermanas. Contabilizando a esta nueva bebé, la Monarca se convierte en tía por tercera vez y por lo visto, sin esperanza futura de ver crecer entre el seno familiar de los Ortíz-Rocasolano a un retoño varón. Quizás este sea el último alumbramiento, hasta la próxima generación, que quizás sorprenda.

Mucho antes de que la vida las sorprendiera con cambios inesperados: la Reina Letizia junto a sus queridas hermanas Telma y Érika Ortíz (izquierda).

Aunque la ciencia cada vez nos sorprende más y muchas mujeres puedan concebir después de los 40 años, sí se nos hace dificil pensar que Telma quiera repetir la historia. Por lo pronto, con la Reina Letizia descartamos toda posibilidad: con sus hijas Leonor y Sofía hubo numerosas expectativas y, especialmente en el 2007, el nacimiento de la benjamina puso fin a las especulaciones y temores alrededor de la probabilidad de que la Princesa perdiera el derecho al trono ante la aparición de un hermanito. A estas alturas, para la Soberana comenzar de nuevo sería un verdadero dolor de cabeza.

Así que el cuadro familiar está completo, a la sazón de quienes lo conforman: Carla Vigo, quien nació en el año 2000, es el único recuerdo que le quedan a la Reina Letizia y a sus consanguíneos de su querida hermana menor, Érika, y no le perdió pisada a sus padres en su inclinación por las artes y su capacidad creativa e histriónica que hoy es tema común en la prensa del corazón.

La Reina Letizia en familia junto a su madre, su hermana, sus abuelos maternos y el Rey Felipe.

Lo propio lo haría la Reina Letizia al concebir a sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. Con ellas se echaron por tierra aquellas expectativas románticas que albergaba el Rey Felipe en su compromiso, cuando exteriorizó que deseaba en cantidad de vástagos, "no menos de tres, no máximo de cinco". El susto sucesoral con la Infanta Sofía, redefinió sus opiniones y sus deseos quedaron limitados a sus dos hijas hoy presentes.

Pero las jóvenes aristócratas no vinieron en solitario al mundo. justo el mismo año en el que nació la promogénita de la Reina Letizia, nació también la hija mayor de Telma, Amanda. De la chica casi nada se sabe y, por orden de protección de identidad en los medios, mientras sea menor de edad y sus padres no lo consientan, su imagen permanecerá en la discrecionalidad.

Amanda es la sobrina menos conocida de la Reina Letizia, pero es quien tiene un mayor vínculo con sus primas, Leonor y Sofía.

Quienes han podido captar a Amanda en fotos, aseguran que la sobrina desconocida de la Reina Letizia es tan hermosa -e incluso más- que sus pares monárquicas y es una lástima que casi nadie tenga acceso a ella, pues su belleza es muy de las Ortíz y de lejos se da un gran parecido con Leonor, pero es más espigada.

Con respecto a la nueva integrante de la familia, nadie puede afirmar que la hermana de la Reina Letizia, Telma, tenga ninguna prisa por presentarla al mundo y, teniendo a considerar su accidentada situación con la prensa, podríamos esperar incluso años antes de conocerla. Pero lo que se ha corroborado es que el clan Ortíz-Rocasolano será enteramente dominado por mujeres en el futuro y destacarán adonde quiera que vayan.