Tristísimo

La desgarradora carta de Mario Conde dedicada a su hermana pequeña, Ana, tras su reciente muerte

Despidieron a la esposa de Fernando González Tello en el panteón familiar de su localidad de origen, Tuy.
lunes, 23 de agosto de 2021 · 13:35

Hace unas horas, Mario Conde desveló con gran tristeza a través de su cuenta personal de Instagram que su hermana pequeña, Ana Conde, falleció, lo que dejó un enorme vacío entre sus seres más queridos.

A raíz de esto, el empresario nacido en Tuy compartió con sus followers una desgarradora carta de despedida en honor a la benjamina de la familia, conmoviendo a más de uno con sus palabras llenas de nostalgia y sentimientos encontrados.

"La fragilidad de la vida, esa inmensa capacidad de alterar nuestro surco vital de manera brusca, tan potente como imprevista, la sentimos de modo especialmente intenso cuando acontecimientos inesperados nos golpean en lo más profundo, dejando tras de sí, no solo una sensación de vacío, la presencia de una ausencia, sino, adicionalmente, una áspera sensación de injusticia existencial", comenzó el abogado.

Del cajón de los recuerdos: Carmen, Ana y Mario Conde durante su infancia.

Ella, Ana, nuestra hermana pequeña, era sobre todo y por encima de todo la bondad personificada. Vivió soportando un injusto sufrimiento, lo que incrementa exponencialmente la calidad de lo sufrido.

Tras este sentido relato, el viudo de Lourdes Arroyo explicó a su fanaticada que su hermanita no tenía una salud buena desde que nació, pero señaló que el creador del universo supo recompensarla por eso y dijo: "Dios no le dio buena salud desde su nacimiento, pero a cambio le dotó del corazón más generoso, amplio, afectuoso y sincero que imaginarse pueda".

Mario Conde y Adriana Torres el pasado mes de marzo de 2021.

La querían todos los que con ella convivían, porque desparramaba bondad envuelta en una ingenua, e inteligente a la vez, amplia sonrisa.

Cabe resaltar que tanto el político de 72 años como su familia dieron el último adiós a la esposa de Fernando González Tello en el panteón familiar de su localidad de origen, Tuy, una ciudad española en la provincia de Pontevedra.

El lugar sagrado donde descansan los restos de Ana Conde.

Hoy, mi hermana Carmen y yo, en compañía de mi cuñado Fernando, y algunos, pocos, íntimos, hemos dejado sus cenizas en el panteón familiar. Allí permanece lo que queda de su estructura corporal, pero su alma sigue viva en nosotros, con más fuerzas que nunca.

De esta manera, Mario Conde nos revela con dolor y pesar que solo los miembros más cercanos de la familia han estado presentes para dar cristiana sepultura a Ana Conde. "Los tres hermanos hemos vivido juntos dolorosos acontecimientos que, si cabe, nos han unido más aún (...) Permanecemos de momento, dos de los tres con estructura corpórea, en lo que algunos llaman esta 'manifestación', pero seguimos los tres, Ana, Carmen y yo unidos en la comunicación espiritual", concluyó.