INFAME

El precio a pagar por traicionar a la Reina Letizia: quién lo sufrió y no aparece para contarlo

El tiempo endereza las cargas y la Monarca sabe cómo servir platos fríos.
domingo, 22 de agosto de 2021 · 04:00

Han pasado casi 20 años desde que la Reina Letizia se convirtió en un miembro activo de la Realeza tras desposarse con el Rey Felipe en 2003 y sobra decir que su camino para ser la Monarca que vemos hoy fue bastante espinoso. Tuvo que lidiar con el rechazo, los chismes, las mofas y una persecución mediática implacable. Esto la ayudó a curtir su piel contra los ataques, traiciones y desmanes de propios y extraños, pero si hay un solo nombre que jamás debe ser nombrado frente a ella es sin duda el de David Rocasolano.

Este personaje triste de su biografía personal es su primo carnal por la vía materna. Abogado de profesión, resentido y trasnochado, fue el autor del polémico libro "Adiós, Princesa", en el que desenterró como ningún otro escritor, biógrafo, investigador o periodista, datos de lo más inéditos sobre el pasado familiar de la Reina Letizia, ¿y cómo podría ser distinto si él vivió todo en primera persona?

La Reina Letizia intentó mantener su vida plebeya en el pasado, sin éxito.

¡Ninguno de sus familiares más polémicos ante la prensa se atrevió a tanto! Carla Vigo, sobrina de la Reina Letizia, puede intentar desmarcarse de su consanguinidad con ella, pero jamás la ha traicionado. Telma Ortíz pudo tener sus desbarajustes con la prensa pero jamás pidió a su hermana que la ayudase a salir de tantos líos. De su abuela Menchu se publicó una entrevista post mortem, sin embargo, se duda hasta hoy si ella estuvo al tanto de que siempre fue grabada, pero Rocasolano escaló en un nivel impensable de miseria.

Por medio de su obra maestra, todo un éxito en ventas, se supo de la presunta interrupción de un embarazo no deseado que la Reina Letizia habría efectuado antes de conocer al Rey Felipe, anécdotas familiares que solo deben mantenerse en el núcleo, y un tema del que nadie habla porque hasta ahora solo se cuenta con su versión: el ajuste de cuentas entre Antonio Vigo, expareja de Érika Ortíz, quien se quitó la vida dejando huérfana a su hija Carla. Cuando la familia real apareció en su velatorio, el artista plástico, movido por el dolor, acusó al Rey como responsable entre gritos e ira. De allí se supone surge aquella foto famosa en la que la Reina Letizia se hinca ante el exmonarca en pleno funeral.

¿Cómo olvidar esta foto de la Reina Letizia en el velatorio de Érika Ortíz?

Incluso tuvo el cuajo de publicar fotos privadas de la Reina Letizia en su entorno familiar cuando apenas se había publicado su compromiso, y de su adolescencia, y por si fuera poco, de allí sale aquella en la que aparecen la Reina Letizia y el Rey Felipe  sobre una motocicleta rosa de juguete y con un casco del mismo color puesto. El plato fuerte fue la publicación de los exámenes médicos en los se dejaría constancia del presunto tratamiento médico del que se habló anteriormente.

Justo cuando pensó que se había salido con la suya, Rocasolano no pudo sospechar que las circunstancias le pasarían factura: su vida pasó de humor a tragedia en solo meses: algunos sectores de la población se pusieron a favor de la Soberana y se conoció luego que el móvil del jurista fue la venganza. en una causa abierta frente a la justicia, la Reina Letizia no utilizó su influencia para salvarlo. Se dice que ella habría sido chantajeada con la publicación de estas "memorias", pero no cedió ante la presión y el infame primo cumplió con su amenaza.

David Rocasolano fue la persona de confianza de la Reina Letizia.

Pero David siempre tuvo sus sombras y movimientos turbios: no provechó su fama instantánea y cuando fue contratado para representar a un costado de la familia de Rocío Dúrcal para tratar los temas inherentes a su herencia, accedió a extender a la prensa material confidencial de la causa. Esto le costó un juicio en el que salió perjudicado, pudo escapar de la cárcel pero no de la inhabilitación de su carrera por dos años. Este 2021 se levantó la acción condenatoria y ya puede ejercer, pero su carrera quedó totalmente arruinada y bajo el ostracismo.

Hoy en día, David Rocasolano es historia. Nadie sabe de su paradero, si logró reconstruir su vida o su carrera y sinceramente a nadie le importa, cuando los propios miembros de su clan familiar también parecen haberlo olvidado. Este episodio infame de la vida de la Reina Letizia quedó atrás, al menos hasta que él decida regresar.