DEVASTADOR

Todos se han ido y la Reina Sofía enfrenta sola su peor temor: la Infanta Elena adelanta su viaje

Si algo llega a suceder, la Reina Sofía no podrá recuperarse jamás.
sábado, 21 de agosto de 2021 · 04:30

¿Desde cuándo la Reina Sofía es tan esquiva en Palma de Mallorca? ¿Qué le impide este año participar en sus actividades de entretenimiento y ocio que nunca dejó aparte en tantos años, para preferir permanecer entre los muros de Marivent? Definitivamente este verano no tiene gusto a mar para la discreta y preocupada Emérita, quien ya recibió a su hija mayor, la Infanta Elena, en un viaje relámpago que nadie esperaba tan pronto.

Pese a su calidez frente a las cámaras y su aparente tranquilidad, la opacidad mediática repentina de su inseparable hermana, la Princesa Irene, pasó de considerarse como una mera casualidad a convertirse en el motivo de rumores y especulaciones. Tanto silencio y falta de movimiento en la residencia balear de los reyes, no es usual en absoluto y la Reina Sofía sabe que fuera del resguardo que le ofrece este edificio, hay más preguntas que respuestas rondando.

La Reina Sofia no podría imaginar un día en que la Princesa Irene ya no pueda ser su infaltable compañera de confidencias, de viajes, alegrías y tristezas.

Esto, desde aquella única velada fuera del palacio en la que las dos hermanas estuvieron presentes junto al Rey Felipe, la Reina Letizia, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. Todos los esfuerzos de la familia por mantener a la prensa absorta en el dulce cuadro de unión que nos regalaron la abuela y las nietas caminando juntas, se vio torpedeado por la situación inesperada unos pasos más hacia atrás: la condición desmejorada de la griega, quien debió ser asistida por el Monarca actual y su Consorte para seguir el paso al resto del grupo.

Parece que la confraterna de la Reina Sofía ha tenido días mejores. En otras ediciones de estas vacaciones veraniegas, se la veía muy animada y sin temor a enfundarse en sus mejores ropas coloridas para afrontar las cálidas temperaturas de la isla, hecha toda risas y a paso firme, aunque como lo indica el protocolo, unos pasos más atrás de la Emérita.

La hermana de la Reina Sofía siempre estuvo a su lado en todos los momentos en los que la Emérita ni siquiera tuvo cerca a sus hijos.

Estas conjeturas son secundadas incluso por los periodistas que cubren la actividad de la familia de la Reina Sofía en Mallorca. Una de las presentes declaró a "Vanitatis" que en estos momentos la política de veto informativo está más fuerte que nunca. No hay quien ofrezca detalle alguno sobre la condición de salud de la Princesa Irene ni de las próximas salidas que prevén la Reina Sofía y su núcleo cercano.

Llevamos varios días comentándolo. La vimos regular en las fotos de la salida del restaurante, y el hecho de que no estuviera en el paseo con estos amigos (Tatiana Radzill y su esposo Jean Henri Fruchaud), que es también una 'tradición', no ha hecho más que acrecentar la preocupación.

Incluso se habló de una supuesta "amitad" entre la Princesa Irene y la Reina Letizia, pero las razones de esta nueva "complicidad" parecen ser otras.

Para los efectos de los equipos de logística y seguridad que protegen la integridad de la Reina Sofía y sus seres queridos, las cosas se quedarán tal cual están y nos tocará esperar a que el tiempo nos confirme o desmienta cualquier sospecha en el aire: el ojito derecho de la Reina Sofía nunca fue objeto de gran interés para la difusión informativa de "Zarzuela" y ella misma prefiere que así se mantenga. Por tanto, su condición de salud, sea cual fuere en estos momentos, tampoco trascenderá a los medios a menos que los "topos" institucionales nos colaboren con algún dato relevante en los próximos días.

Mientras tanto, se mantiene la espera por si se plantea alguna nueva actividad de la Reina Sofía al aire libre. La presencia o desaparición de su hermana de la escena grupal a la que ya se unió la Infanta Elena, nos revelará qué ocurre a puertas cerradas, todo a su debido tiempo.