INÉDITO

Un "topo" en Zarzuela reveló encuentros secretos entre las hijas de la Reina Letizia y Carla Vigo

El cabreo de la Soberana rebasa la tristeza por el luto y va tras la pista del traidor que reveló esta información.
lunes, 2 de agosto de 2021 · 06:00

Hay dos situaciones de muchas que hasta ahora no hemos podido ver en la dinámica familiar de la Reina Letizia: las peleas monumentales a puertas cerradas en "Zarzuela" entre la Doña y sus familiares políticos durante todos estos años, y a sus hijas Leonor y Sofía junto a su prima Carla Vigo en un mismo retrato familiar.

Si la Reina Letizia amaba tanto a su desaparecida hermana Érika Ortíz y su relación con su sobrina es tan cercana, -tomando en cuenta que la aspirante a actriz es el mayor legado que su confraterna dejó-, ¿por qué no permite que la joven forme parte de la vida de sus vástagas?

La Reina Letizia nunca ha permitido que sus hijas se fotografíen con su prima Carla.

Según el portal "Informalia", esto no es del todo cierto, pues el hecho de que no se haga público no significa que no ocurra: existe la posibilidad de que Leonor, Sofía y Carla sostengan encuentros con más frecuencia de lo que podríamos imaginar, gracias a la intermediación de una amiga cercana a la familia, quien sirve de puente para concertar estas citas en la mayor clandestinidad posible.

Hasta ahora este dato había pasado por alto para la prensa local, pero la verdad es que la Reina Letizia siempre ha intentado que los vínculos y lazos afectivos entre el clan Ortíz- Rocasolano y las jóvenes "Royals" se fortalezcan pese a la complejidad de sus dinámicas, de acuerdo a sus roles como parte del núcleo fuerte de la familia real. Además, Carla Vigo no deja de ser familia, a pesar de que su vida es todo un mundo aparte.

La Reina Letizia desea dar a sus hijas lo mejor de ambos mundos: la vida palaciega y una familia plebeya que pueda sostenerlas ante las dificultades

De acuerdo a lo expuesto por el medio citado, pese a las diferencias de edad, la heredera al trono y la infanta se llevan muy bien con su prima plebeya, y en cuanto tienen oportunidad comparten momentos de calidad a nivel familiar, lo que representa un tema importante para la Soberana, pues tiene muy presente el futuro que enfrentarán Leonor y Sofía con respecto a sus funciones dentro del sistema monárquico, por lo cual desea asegurar que ambas contarán con el apoyo de su familia materna, pase lo que pase.

Pero para el mayor de los lamentos de la Reina Letizia -y de cabreo también-, algún cercano a su entorno la ha traicionado y filtró la información sobre estas citas secretas a la prensa: lo insólito de esta situación es que incluso periodistas como Carmen Duerto, aseguran conocer la identidad de la persona que brinda los espacios de su residencia para que las reuniones familiares puedan darse en el mayor secretismo posible, pero por respeto a la privacidad familiar de la Monarca, "prefiere" reservarse el dato.

Tal vez la Reina Letizia no comparta algunas de las acciones de su sobrina, pero nadie duda que la quiere y se preocupa por ella.

En este momento, no hay mayor malestar que la decepción e indignación que la Reina Letizia estaría viviendo al sentirse traicionada por un elemento de su entorno de confianza, esto sin contar con el doloroso luto que lleva a cuestas tras el fallecimiento de su abuela Menchu, situación irreparable que ha logrado acercar a la familia aún más. ¿Realmente era necesario atentar contra algo tan privado?

Ante esta situación, una fuente que prefiere no revelar su identidad informó al medio antes citado que la Reina Letizia y su familia han decidido buscar otra locación que pueda servir como un nuevo punto de encuentro, bajo el temor de que algunos paparazzis hayan dado con la dirección anterior y decidan hacer acto de aparición en las inmediaciones para conseguir la ansiada captura de las tres primas juntas.

Tal vez las elecciones de vida de la joven mediática no van con la imagen institucional de las hijas de la Reina Letizia.

Se trata de la gran cacería de la temporada: cualquier fotógrafo que pueda hacerse con estas instantáneas podría tener en sus manos una primicia muy bien pagada por los medios nacionales. Hay miles de euros en juego y todos querrán ser los primeros en vender este material audiovisual.

Sin embargo, hay quienes ponen en duda la veracidad de las intenciones de la Reina Letizia con respecto a su sobrina Carla y la razón por la cual hasta el momento no hay registro fotográfico que pueda dar fe sobre la buena relación familiar: parte de la crítica proviene de la familia paterna de la joven estudiante, quienes no han tenido reparo en asegurar que la consorte nunca ha tenido el gesto de unir a sus preciadas hijas con su par mediática,  por motivos de vergüenza, debido a la forma de vida, convicciones y preferencias que la definen, y que van completamente en contra de la imagen impoluta de Leonor y Sofía.