INSÓLITO

De madre modelo a pesadilla de sus hijas: las mañas de la Reina Letizia que siempre las avergonzaban

La única razón por las cuales la Princesa y la Infanta no sufrieron, es por ser hijas de la Monarca.
jueves, 19 de agosto de 2021 · 06:00

Ahora que la Princesa Leonor se encamina con destino a Gales y se despidió para siempre del Colegio Santa María de Los Rosales, no solo sus padres, el Rey Felipe y la Reina Letizia, celebran por esta nueva aventura que le traerá nuevas experiencias para toda la vida: quienes están de juerga por esta decisión alrededor de la heredera, son sin duda el resto de los padres que aún mantienen matriculados a sus hijos en este prestigioso centro de estudios.

¡Y no es para menos, claro que no! Ahora que el nuevo año escolar está por comenzar, las historias se esparcen como pólvora sobre los años insufribles que la Reina Letizia le habría hecho pasar a cuanto ser humano se atreviera a respirar dentro del recinto sin su supervisión. Si creíamos que cambiar el menú semanal de los chicos fue el mayor acto de intromisión que la Soberana cometió en el recinto, definitivamente estuvimos equivocados por quizás demasiado tiempo.

La Reina Letizia siempre fue una madre dedicada con sus hijas, pero rozó los extremos más de una vez.

Como todas las cosas al inicio, casos como el de la dieta estudiantil no supusieron un problema para los padres por ejemplo, quienes en su momento llegaron a considerarlo como un cambio positivo, y hasta fueron receptivos el día en que los reyes exigieron a las autoridades del colegio levantar dos metros más los muros del colegio para garantizar la privacidad de los niños.

Pero esta actitud comprensiva de los padres cambió de color en cuanto las demandas de la Reina Letizia comenzaron a volverse cada vez más intrusivas. Esto sucedió cuando varios padres decidieron levantar la voz al enterarse por medio de sus hijos que en algunos accesos y salidas de aula, aguardaban todo el día los guardaespaldas de Leonor y Sofía y se sentían intimidados por su presencia.

La Reina Letizia tuvo una presencia demasiado marcada en el colegio de sus hijas.

Pero el punto máximo de ebullición llegó cuando se prohibió de la noche a la mañana el uso de móviles en el Santa María de los Rosales. Se podía entender que la intencionalidad de eliminar causas de distracción en el estudio era viable, pero aislar a los alumnos de sus padres en caso de emergencia era demasiado. Nuevamente el cuerpo directivo desatendió las inquietudes de los padres y el único criterio válido que gobernó por encima de todo fue el de la Reina Letizia.

Portales como "Moncloa" afirman que las 'sugerencias' de la Monarca también alteraron la dinámica de los profesores en las aulas: la Soberana se presentaba cada 10 días para que los tutores de sus vástagas le dieran fe y parte del desempeño de sus hijas y además se prohibieron las presentaciones en clase que incluyeran información "sensible" como la profesión de los padres, actividades domésticas y cualquier pregunta que pudiera revelar información confidencial sobre "Zarzuela".

La Reina Letizia pasó de ser una madre modelo a una muy estricta y controladora.

¿Cuál fue la peor afronta que tanto los representantes como el alumnado debieron soportar? Sin duda alguna, los preparativos de la confirmación de los alumnos que debía incorporar a la primogénita de la Reina Letizia y que tuvo lugar el 28 de mayo de este año. Los padres fueron notificados con apenas días de anticipación de que el sacramento se celebraba en la Capilla Nuestra Señora de la Asunción en Aravaca por primera vez en la historia, de paso se trataba de un lugar muy reducido y solo podían asistir padres y hermanos, los abuelos y otros familiares quedaron por fuera. Las denuncias de arbitrariedad y favoritismo fueron tales que hasta la prensa se enteró de aquel varapalo.

Este próximo año escolar podría pintar mejor para todos en el colegio. Sí, es cierto que aún a la Infanta Sofía le quedan por estudiar dos años más, y es muy posible que la Reina Letizia se atreva a merodear de vez en cuando para asegurarse de que todo vaya bien para la benjamina ahora que se queda sin Leonor ¿pero será tan impetuosa como en los periodos escolares que anteceden al actual, o para ella llegó la hora de soltar las riendas que mantuvieron en vilo a la comunidad durante estos años?