Gran cambio

Qué fue de la vida del exnovio de Carmina Ordóñez, el salvador de José Fernando

Pepe Marismeño conoció a Carmina Ordóñez cuando tenía 20 años.
lunes, 16 de agosto de 2021 · 04:00

Carmina Ordóñez tuvo una gran cantidad de conquistas, pero pocos fueron los hombres que la marcaron. José Luis Gómez, mejor conocido como Pepe Marismeño, fue uno de ellos. El cantante conoció a una de las reinas de corazones de España con tan solo 20 años. Luego él se alejó de los escenarios y se dedicó al trabajo social, se convirtió en el ángel guardián de José Fernando, el hijo de Ortega Cano.

Carmina Ordóñez y Pepe comenzaron una relación sentimental muy pasional que se volvió “tóxica”. El artista confesó en una ocasión que gracias a ella conoció el mundo de las adicciones. Era muy complicado llevar una vida amorosa con programas, éxitos y escenarios, y en el 2006 decidió ponerle un freno. 

Carmina Ordóñez y Pepe Marismeño.

Pepe decidió abandonar las adicciones y dedicarse a la ayuda social. Ingresó al Instituto Hipócrates, una de las mejores clínicas de rehabilitación en Europa, para ayudar a las personas adictas que intentan salir adelante y dejar las malas costumbres. El exnovio de Carmina Ordóñez quedó encantado con esta profesión y continuó perfeccionándose en el tema. 

Hoy en día, dirige su propia clínica de rehabilitación en Sevilla, el Instituto Galeano. Pepe Marismeño ayudó a José Fernando, el hijo de José Ortega Cano y Rocío Jurado, a salir adelante y superar sus malos hábitos. Logró comprender lo que le pasaba al hermano de Gloria Camila debido a que él pasó por una situación parecida.

Pepe Marismeño y José Fernando.

“Comencé a destrozar mi vida a los 14 años”, confesó en una entrevista. Por querer saltearse etapas y crecer demasiado rápido, comenzó a realizar cosas ilegales, no aptas para un menor de edad. Por suerte, pudo darse cuenta a tiempo de la mala vida que estaba llevando y comenzar un tratamiento. 

Pepe tuvo que alejarse de Carmina Ordóñez para comenzar de cero. “Carmen no llegó a aceptarlo, porque nunca tuvo a nadie de verdad a su lado dispuesto a ayudarla, por lo menos en los últimos años. Carmen se convirtió en una marioneta y yo decidí iniciar mi tratamiento y me alejé de ella para poder hacerlo. Al poco tiempo, falleció”, expresó el artista en una entrevista.