EXCLUSIVA

El nuevo enfrentamiento entre la Reina Letizia y la Emérita Sofía del que nadie sospechó hasta ahora

Ya nos extrañaba que hubiera "demasiada" paz entre la Soberana y su suegra.
domingo, 15 de agosto de 2021 · 16:05

Siempre habrá por parte de los españoles un cariño especial por la Reina Sofía: su dedicación a la Corona y su profesionalismo que aún se mantiene bajo las causas nobles que apoya en servicio al país, son recompensadas con reconocimiento y un apoyo infranqueable. Sin embargo, en escalas de popularidad -y por sorprendente que parezca-, la Reina Letizia pide paso y logra lo impensable: se posiciona en los sondeos por encima de la misma Emérita.

Hay dos tipos de encuestras que miden el pulso poblacional con respecto a la opinión que les merecen los integrantes de la familia real: están las de carácter público, y las que "Zarzuela" maneja discrecionalmente, con resultados que jamás son expuestos ante los medios.

Se pueda creer o no, la Reina Sofía cede lugar a la Reina Letizia en el corazón de los españoles.

Hasta ahora. El portal "Mujer Hoy" asegura que los más recientes datos manejados por "Casa Real" se filtraron y quedó en conocimiento público el subidón en las encuestas que destrona por primera vez en casi dos décadas a su suegra. ¡Nada mal para la Consorte! A partir de lo expuesto por el medio citado, las primeras posiciones de apreciación quedan de la siguiente forma: "en primer lugar, el Rey Felipe II; en segundo puesto la Infanta Leonor y, en tercer lugar y por primera vez por delante de la Reina Sofía, la Reina Letizia".

Esto solo puede reflejar una sola matriz: los esfuerzos de la Monarca por crear un nuevo frente de acción y trabajo desde su tribuna tradicionalmente ornamentativa tiene alta valoración en la sociedad de hoy. Puede que para los progres, esto sea motivo de celebración y los promonáquicos más rancios no puedan entender por qué la Reina Letizia no puede conformarse con su rol sin alterarlo, pero definitivamente hay cambios y muy positivos.

Son dos reinas y dos formas distintas de asumir el deber, pero pueden coexistir en la institucionalidad sin que esto represente un problema.

Nadie puede negar a estas alturas que la abdicción del Rey Juan Carlos fue el empujoncito que la Reina Letizia necesitaba para, junto a su esposo, redefinir ciertos aspectos de la vida palaciega. Aunque ahora queda mucho por hacer, porque son 7 años de gestión frente a 40 de desparpajo, además de descalabros financieros y morales, la Gobernante actual encuentra finalmente su lugar.

Para quienes puedan sentirse incómodos con estos nuevos aires de cambio, tal vez un hecho fáctico que pueda despejar ciertas dudas, es que en el caso particular de las consortes no hay una reglamentación establecida a fuerza de leyes que determinen exactamente cómo desempeñar su cargo. Simplemente "es una programación de agenda que se planifica en el ámbito privado de la Casa Real", como lo explicó para el portal consultado Yolanda Gómez, catedrática de Derecho constitucional de la UNED.

La Reina Letizia mejoró la apreciación de la población tras su trabajo sostenido durante el 2020, cuando inició la pandemia.

De hecho, se destila que el reinado que la Princesa Leonor heredará de las manos del Rey Felipe y su esposa, será una institución libre de ranciedad -de allí su afán por desprenderse de los viejos cánones y la imagen de los Eméritos-, y estaremos para ese entonces en presencia de una corporación al estilo Windsor, para garantizar su permanencia en el tiempo. Si esto se cumple o no, solamente el tiempo tiene la respuesta.

Esto significa que la concepción de lo que hemos percibido en los 40 años de democracia del Rey Juan Carlos, poco a poco desaparecerá y será reemplazado por nuevos métodos. De hecho, uno de ellos es más que evidente: al igual que en "la firma" británica, acá todos los miembros de la Familia Real se mueven en una sola dirección y hasta las Consortes deben asumir las riendas cuando hace falta. Ahora entendemos la incursión de Leonor en este colegio élite, forjador de nuevas formas de estudio y aprendizaje. Junto al Rey Felipe, la Reina Letizia no está educando a una Monarca más, está forjando a una líder. No reparan los errores de la monarquía anterior. Quieren construir una nueva.