ESCÁNDALO

Los mitos e historias turbias de la "monarquía renovada" que el Rey Felipe no quiere que sepamos

La peor parte es que no podemos creer que el Soberano no esté al tanto de esto.
jueves, 12 de agosto de 2021 · 06:00

Ya habíamos superado aquella vieja historia que nos aseguraba que el Rey Juan Carlos en su juventud era el Monarca más pobre de Europa, pero ahora nos tocará afrontar una posible falacia con 7 años de vida plena, cortesía del portal 'eldiario.es', que nos revela a detalle uno de esos temas de los que "Zarzuela" intenta huir, pues profundizar sería equivalente a comprometer directamente al proyecto de 'Monarquía renovada' que prometió el Rey Felipe en su proclamación.

¿Cuál sería nuestra opinión sobre la promesa que el Monarca nos extendió, si tuviéramos ante nuestros ojos las pruebas de que aquello no se ha cumplido al 100%? ¿Estamos completamente seguros de que los números que publica "Casa Real" sobre sus haberes son las cifras verdaderas?

El Rey Felipe desea realizar algunos cambios que, al parecer, el gobierno de Pedro Sánchez aprueba, pero caras vemos, intenciones no sabemos.

Basado en una serie de resultados extraídos de una ardua investigación, este medio expone que mantener aceitada a la maquinaria monárquica y por ende a la familia del Rey Felipe, ascendería por lo menos a 14 millones de euros, y esto como una cifra aproximada y por lo bajo, con clara tendencia al alza.

Esto se da porque Palacio Real se ha deslastrado ciertas responsabilidades en torno a sus gastos y la forma en que lo ha logrado ha sido a través de la repartición de sus atribuciones entre las diferentes entes públicas y de gobierno: Hacienda, el Ministerio del Interior y el Ministerio de la Defensa, por nombrar algunos, destinan parte de sus presupuestos anuales para satisfacer las demandas del Poder Representativo. Evidentemente, ninguna de estas carteras revela a cuánto asciende el "favor".

El Rey Felipe podría requerir de mucho tiempo para esclarecer y reajustar a "Casa Real" tras décadas de impunidad entre la Institución.

Si 14 millones de euros nos escandalizan sobre los 8 de base que blanquea "Zarzuela" ante el país con cada cierre fiscal anual, solo podemos advertir que esto solamente cubriría traslados y el pago de sueldos y salarios con especial atención a los equipos de trabajo del Rey Felipe y la Reina Letizia, pero esperen a saber según el "diario.es", cuánto le ha costado a Patrimonios Nacionales la manutención de las estancias reales entre los años 2005 y 2020: ni más ni menos que unos sólidos 54 millones de euros.

A juicio nuestro y bajo la fe de las pruebas, quedaría desacreditado el discurso que mantiene en pie y firmes a los defensores monárquicos y de la gestión del Rey Felipe para creer la premisa de que su administración es la más austera entre las casas reinantes del continente. Todos los datos, testimonios y documentos que ha recabado la redacción del medio consultado, podrían desvelar los gastos ocultos que "Casa Real" no querría asumir públicamente.

Si apenas el Palacio cuenta con 6 residentes de la familia real, ¿qué tantas remodelaciones y mantenimiento necesita?

Como también hay otros temas turbios que el Rey Felipe ni siquiera querría escuchar nombrar. Hay pruebas y números que comprometen a "Zarzuela" y Patrimonios Nacionales con respecto a la estancia de Corinna Larsen, la exquerida del Rey Juan Carlos, en la finca La Angorrilla. Solo Dios y los archivos reales reflejan en detalle cuánto costó la estadía de la invitada "especial" del Emérito durante los años de "inquilinato". Se dice que la Casa asumió todos los gastos personales de la "mistress", personal a servicio (unas 100 personas), traslados y caprichos de remodelación.

Para lograr una Monarquía transparente, el Rey Felipe deberá desentrañar décadas de errores e impunidad y puede que, contrario a sus deseos, la historia misma juegue en su contra. ¿Hasta qué punto el Soberano actual asumirá el costo de una Monarquía sin tachaduras? Pues es muy posible que mientras el Soberano intenta sincerar el pasado, la administración actual que dirige genere sus propios movimientos turbios y oscuros que, por cierto, herederá la Princesa Leonor.