INSOSPECHADO

La Princesa Leonor y la Infanta Sofía le cantan las cuarenta a Letizia, ya no quieren seguir juntas

Para la heredera y la más pequeña del clan Real, hay otras "prioridades".
martes, 6 de julio de 2021 · 14:56

Más temprano que tarde ese día tenía que llegar: atrás quedan los atuendos escogidos por la Reina Letizia a conciencia, y el estilo "twin" de la Princesa Leonor y su hermana la Infanta Sofía, que prácticamente las convertía en una sola durante su más tierna infancia. Ahora más que nunca, las hermanas intentan encontrar su propia identidad y separarse la una de la otra, estilísticamente hablando.

La intencionalidad quedó más que evidente durante el exitoso presidio de la Princesa Leonor durante la gala de entrega de galardones de los Premios Princesa de Girona, celebrado el pasado jueves 1 de julio en Barcelona. Mientras que la Infanta Sofía modernizó su look habitual de cabellera lacia y suelta, se atrevió con un medio moño recogido, tan de moda en estos días entre las celebridades e influencers, la heredera redobló la apuesta con un hecho inédito: lució maquillada para la ocasión.

La Princesa Leonor y la Infanta Sofía en su encuentro con los 10 jóvenes ganadores de la edición 2021 de los premios.

Ya habíamos advertido con anterioridad algunos cambios estéticos en el rostro de la Princesa: un discreto perfilado de cejas y la alineación de su dentadura que resultó toda una sorpresa, y en estos últimos meses, un tanto de luminosidad a su rostro con la ayuda de polvo traslúcido y otros secretos, la transformación fue casi completa.

A fin de cuentas la Princesa Leonor ya tiene 16 años y es normal que a esta edad las chicas opten por jugar a encontrar un estilo que las ayude a exaltar sus rasgos más prominentes. En el caso de la hija del Rey Felipe, sus ojos fueron el punto de enfoque con algunos toques en colores dorados y tierra para dar un poco de profundidad. Nada muy recargado, pero de que logramos notarlo de entrada, no quedó duda posible.

La Princesa Leonor tiene un halo en su rostro, un poco más adulto.

Por su parte, la hermana menor de la Princesa Leonor juega con las modificaciones de sus prendas de vestir. No es la primera vez qué algún vestido que utiliza en sus apariciones oficiales sufre alteraciones en el modelo original, especialmente a nivel de escotes. Cuadrados o cuello redondo son todo lo que está bien, para la benjamina los estilos pronunciados y en "V", son un no- no definitivo, por ahora.

Por supuesto que esto no le restará en nada a su porte ni elegancia natural, pues con su espigada silueta, puede darse el gusto de usar lo que quiera. Para la más pequeña del clan monárquico los monocromáticos son un "must have" que no pueden faltar en su armario, las piezas entalladas para definir su cintura y definitivamente se unió a la tendencia de su madre Letizia y la Princesa Leonor, de los zapatos en tonos nude. Pero de resto la intención siempre será destacar.

Poco a poco, las distancias serán mayores en personalidades, en lo institucional, pero siempre serán hermanas.

Con síntomas menos evidentes, no podemos culpar a la Infanta Sofía de soportar del "mal de los segundones", padecimiento muy común entre los segundos hijos de las casas reales que intentan llamar la atención por encima de sus hermanos mayores. En su caso, la Princesa Leonor está destinada a llevarse toda la atención, pues todas las expectativas están puestas sobre ella desde el momento en que nació, pero de Sofía es la responsabilidad de hacerse notar y ganarse sus propios espacios por mérito propio.

Esta es la verdadera rivalidad que siempre podremos ver entre la heredera y su hermana. De ellas no podemos esperar desencuentros y desavenencias al estilo Guillermo y Harry. A su debido tiempo y de acuerdo a sus gustos y personalidades, tanto la Princesa Leonor como la Infanta Sofía encuentran su camino de la mano como confraternas, pero distanciadas como personas individuales.

Otras Noticias