INDIGNANTE

La Reina Isabel enfrenta la furia de Canadá: su respuesta por el macabro hecho que enluta al país

Mientras la Monarca permanezca en silencio, más se enardece el país americano.
domingo, 4 de julio de 2021 · 02:00

La Reina Isabel es sin muchas vueltas para darle, la Monarca más poderosa de Europa, amada en el Reino Unido y respetada en los 54 países que conforman la "Commonwealth", pero su carismática representatividad podría estar a punto de dar un dramático giro con consecuencias devastadoras: Canadá podría "darse de baja" si la escalada violenta en ese país continúa.

Recordemos que la Reina Isabel se mantiene como la cabeza de esta nación americana, aunque constitucionalmente se encuentre bajo un sistema democrático que le permite elegir a sus gobernantes. No obstante este 1 de julio, medios internacionales como "CNN", "DW" y "ABC"  han difundido un hecho sin precedentes que sale a la luz para presentar la cara más oscura de la historicidad entre el Reino Unido y este país.

Las imágenes de las estatuas caídas de la Reina Isabel son tendencia en el mundo entero

Un escabroso hallazgo fue rápidamente ampliado por todos los medios locales canadienses y sacudieron a su ciudadanía: en terrenos de varios edificios construidos en la época colonial, fueron encontrados los cuerpos de aproximadamente mil niños de varias comunidades indígenas en algunos estados del país que permanecen sin identificar.

Esto fue descubierto por miembros de la comunidad tk’emlúps te secwépemc, quienes reportaron con exactitud la presencia de 215 cadáveres en las adyacencias del antiguo colegio británico "Kamloops". Una ola de indignación se apoderó de este grupo, y los ciudadanos exigieron a sus autoridades locales y nacionales la cancelación de los eventos inherentes al Día Nacional de Canadá, que por supuesto vincula favorecedoramente a la figura de la Reina Isabel.

Miles de personas enardecidas, rechazan el Día de Canadá y la imagen representativa de la Reina Isabel  en este país.

A este horror hecho noticia, se sumó el testimonio de otras dos etnias que hallaron otras fosas comunes en las que se podrían contabilizar unas 750 víctimas, todos niños. La razón histórica que se plantea, fue la reclusión forzosa de centenares de infantes por parte de miembros de la Iglesia en internados, orfanatos y escuelas donde se habrían cometido brutales abusos físicos, psicológicos y torturas para "reeducarlos", que culminó en estos condenables decesos.

Ante las pruebas ineludibles de lo ocurrudo, decenas de personas se volcaron a las calles para unirse al dolor de estos grupos indígenas y celebrar el 1 de julio con un mensaje que atraviese el Atlántico y llegue directo al despacho de la Reina Isabel: derrumbaron de cuajo las estatuas de la Reina Victoria y la actual Monarca en varios estados del país, fueron rociadas con spray rojo y manchadas con marcas de manos en el mismo color como símbolo de la sangre derramada por los inocentes. En este marco "conmemorativo", personalidades locales respondieron uniéndose al luto nacional.

Manos rojas mancharon las estatuas de la Reina Isabel: "No hay orgullo en el genocidio" y "Derríbenla" fueron los coros que enardecieron a los presentes.

Heather Bear, una de los líderes de la Federación de Naciones Indígenas Soberanas, habló ante los medios en representación de sus pares. “No tengo ganas de celebrar el Día de Canadá con todo lo que está apareciendo y los eventos horrorosos que nuestra gente ha padecido”.

Desde Reino Unido, no hay algún comunicado oficial en el nombre de la Reina Isabel que verse sobre lo sucedido. Para la Soberana esta situación no es menos que un severo problema que podría aminorar su influencia política y representativa sobre el país norteamericano con su retirada de la Commonwealth.