¿Los afortunados?

La gran incógnita estaba en el patrimonio de Raffaella Carrá y muchos se preguntan cómo se repartirá

La cantautora y actriz italiana llevaba una vida privada muy discreta.
viernes, 30 de julio de 2021 · 10:00

Cuando restan seis días para que se cumpla un mes del fallecimiento de Raffaella Carrá a causa de un cáncer de pulmón que le fue detectado hace menos de un año, pero que no fue revelado hasta su muerte, la prensa rosa continúa indagando en el enorme patrimonio que acumulaba la estrella de 78 años.

La gran incógnita está precisamente en quiénes serán los afortunados de la todavía misteriosa herencia que dejó la cantante nacida en Bolonia (Italia) tras partir de este mundo el pasado lunes 5 de julio de 2021.

Lo cierto es que la intérprete de "Hay que venir al sur" ya estaba separada de Sergio Japino al momento de su deceso y no tenía hijos biológicos, pero sí dos sobrinos que eran como hijos para ella: Matteo y Federica Pelloni, vástagos de su hermano Renzo, quien falleció en 2001.

Sergio Japino, el último gran amor de Raffaella Carrá, derrumbado en su sentida despedida.

Ahora bien, según ha podido averiguar "El cierre digital", la compositora y actriz "era una mujer muy generosa tanto con su familia y amigos como con las causas sociales". Dicho esto, el sitio web explica que "La italiana más española sabía dónde empezaba el escenario y dónde la realidad".

Para ella sus sobrinos (Matteo y Federica) eran como sus hijos. Tiene sentido que ella, que siempre tuvo claro cómo hacer las cosas, sabedora de sus problemas de salud, decidiera repartir su herencia aún en vida para que las cosas quedaran exactamente como le gustaban.

Tras estas palabras, la fuente cercana a la artista de fama internacional confesó al medio citado que ella mantenía su vida privada lejos de los focos mediáticos y era muy discreta cada vez que realizaba alguna importante donación, pues no deseaba que se hiciera público lo comprometida que estaba con diversas causas sociales.

Raffaella Carrá fue una figura popular en Europa y América Latina.

A la mejor hay otros beneficiados de la herencia entre los niños que apadrinó Raffaella.

De esta manera, el informante del portal digital dejó entrever la posibilidad de que la cantautora italiana decidiera en vida que una buena parte de su millonaria fortuna esté destinada a ONGs. ¡Vaya sorpresa!

Sin ir más lejos, el diario citado indagó en profundidad sobre esto último y descubrió que la exbailarina se despojó unas semanas antes de fallecer de una propiedad que tenía en la Toscana para donarla a una entidad benéfica: Confraternidad de la Beneficencia.

La Carrà tenía un importante círculo afectivo y es una incógnita quiénes serán sus herederos.

En definitiva, la publicación señaló que se trataba de un gimnasio de 160 metros cuadrados y que fue el delegado de dicha organización benéfica, Roberto Cerulli, el que confirmó la enorme sorpresa que se llevó cuando Raffaella Carrá se comunicó con él para darle la buena nueva.

Hace pocas semanas me llevó ante un notario de Roma. Me había llamado unos días antes para decirme que quería donar un inmueble de Porto Santo Stefano. Un regalo de grandísimo valor inmobiliario.