INSÓLITO

Todas las veces que la hermana de la Reina Letizia, Telma, la utilizó para su propio beneficio

La faceta más oscura de la confraterna de la Consorte sale a la luz.
sábado, 3 de julio de 2021 · 05:00

La Reina Letizia no podría estar más feliz al igual que su familia consanguínea, tras conocerse que su hermana, Telma Ortíz se encuentra muy feliz y embarazada de su segundo bebé, fruto de su amor con el abogado irlandés, Robert Gavin.

Esta noticia por supuesto, puso nuevamente bajo la mirilla de los medios a la confraterna de la Monarca, quien se había mantenido al margen de los medios, luego de librar hace algunos años, una absurda batalla legal contra 59 medios que le reportó generosas pérdidas económicas.

La hermana de la Reina Letizia, Telma, (derecha) es la única hermana que le queda. Érika Ortíz la menor de todas, se quitó la vida.

Este gran momento para la familia Ortíz - Rocasolano y la Reina Letizia nos hizo prestar más atención hacia la pareja conformada por la única hermana viva de la Consorte con este hombre, no tan conocido. Indagando un poco sobre cómo fueron sus inicios sentimentales, quedaron expuestos varios hechos que tienen unas cuantas salpicaduras a nivel moral dignas de comentar.

¿Quién es padre de la criatura por nacer y cuñado de la Reina Letizia? Pues este sería el tercer intento en el terreno amoroso por parte de Telma, quien primero estuvo con Enrique Martin Llop, padre de su única hija Amanda, y luego con Jaime del Burgo, abogado amigo de la Reina Letizia, quien la asesoró con sus capitulaciones matrimoniales cuando se casó con el Rey Felipe. Telma conoció a su actual novio durante un viaje a Andorra, donde Gavín vivía felizmente junto a sus hijos y casado con Sharon Corr, cantante y violinista del grupo 'The Corrs".

Es posible que la Reina Letizia haya aprobado esta relación, y Robert supo muy bien ganarse los afectos del clan familiar.

La revista "Semana" difundió que la confraterna de la Reina Letizia perdió la cabeza por el irlandés apenas conocerlo. Viajaba constantemente hacia el principado, y se alojaba en las acomodadas residencias de amigos que tenía en común con Robert y Sharon, de modo de permanecer cerca de él a toda costa.

"Coqueteaba con él de una manera descarada, pero lo peor es que se había hecho amiga de Sharon y finalmente le quitó a su marido. Cuando les vieron juntos, en el concierto de Carla Bruni en Barcelona, todavía seguía negando lo que era evidente", comentó una amiga de la cantante, quien se sintió irremediablemente traicionada por la nueva pareja.

Telma Ortíz y su novio basaron su felicidad en la ruptura de otra familia.

Pero el abogado no era una joyita de apreciar en versión de la citada revista: Telma, la hermana de la Reina Letizia, estaba sedienta de atención mediática y el aspirante a intermediario de negocios, tenía cierta fama de pillo y no guarda las mejores relaciones en Andorra por esta razón y el abandono de Sharon: "Robert estuvo aquí intentando hacer negocios: comprar, vender, buscar fondos, convertirse en comisionista de nivel, pero no consiguió nada y dejó colgadas a algunas personas amigas".

Pero en esta nueva alianza, Telma Ortíz pudo hacer nuevas amistades en España que con su gran influencia la ayudaron a colarse en los mejores eventos sociales. En una ocasión se la vio tras Alberto de Mónaco durante una corta estadía que tuvo en suelo patrio y no dejaba de acecharlo para conseguir una foto con él. Pero donde realmente terminó de poner de los nervios a la Reina Letizia, -quien ya venía tolerando sus inagotables imprudencias-, fue durante los Premios Princesa de Asturias de 2019.

La hermana de la Reina Letizia rebasó los límites. Ahora, está alejada de los focos y de "Zarzuela".

En detalle, los intentos de exposición frente a las cámaras de la hermana de la Reina Letizia, desplazándose y pavoneándose  abrazada a su novio en medio de un acto solemne, y finalmente infiltrada en la foto junto a la Familia Real, terminaron por desgastarla ante la opinión pública, que la acusó de aprovecharse de su parentesco y ser catalogada como una "escaladora social".

Las críticas fueron tan fuertes, que la Reina Letizia en un intento por impedir que esto no se repitiera -pues terminó por manchar el gran evento, en el que se suponía la atención debía ser para la Princesa Leonor- no volvió a invitar a Telma y Robert a los actos de carácter público que tuvieran lugar tanto fuera como dentro de los muros de "Zarzuela".