BIEN MERECIDO

Los impensados secretos de José Sacristán y su decisión tras el Premio Nacional de Cinematografía

El actor dejó las cosas claras con contundencia.
sábado, 3 de julio de 2021 · 10:23

José Sacristán recibió en las últimas horas el merecido Premio Nacional de Cinematografía 2021 y el anuncio lo agarró trabajando, como no podía ser de otra manera. El artista se encuentra en Segovia, más específicamente en La Panera, rodando "Cuidado con lo que deseas" junto a Fernando Colomo. 

En diálogo con La Razón, Sacristán dio a conocer que no quiere saber nada con recibir la pensión estatal correspondiente en una nueva actitud que deja en claro su deseo de independencia total, aún en remuneraciones que puedan parecer merecidas después de su extensa y reconocida trayectoria. "No tengo el menor interés en cobrar la pensión" sentenció José con contundencia. 

El merecido galardón a José Sacristán reavivó el interés por las particularidades de su carrera, que también pueden verse reflejadas en el documental "Yo quería ser Tyrone Powe". Sus inicios en la más extrema pobreza, las complicaciones para conseguir trabajos que le den sustento, sus pasiones ocultas y mucho más las revelamos a continuación a modo de homenaje para uno de los intérpretes más importantes en la historia de España. 

La anécdota más cruda del pasado del prestigioso actor de 83 años es la que indica que debió comer comida de atrezzo de las producciones que realizaba en sus inicios y que no le permitían alimentar a su familia, compuesta en ese entonces por su mujer y su bebé. En ese momento empezó a trabajar como vender del Círculo de lectores, dejando como recuerdo un spot publicitario donde cuenta su historia. 

Otro de los momentos más emblemáticos de su carrera fue cuando José ganó el Premio Goya en el año 2013 por "El muerto y ser feliz". Su discurso sorprendió ya que le dedicó el premio al productor Pedro Masó. El motivo es muy especial: en 1964, Masó le ofreció trabajo en "La familia y uno más", la puerta de entrada a una seguidilla de ofertas que no cesaron nunca. Ese pequeño papel fue el que abrió paso a otras producciones y desde entonces nunca le faltó trabajo en el cine. 

No es novedad que José Sacristán es considerado "el actor de la Transición" en España y esto se debe a su papel en importantes producciones a finales de los setenta, que se conocen como "cine de la tercera vía". En esta etapa se destacan películas como "Asignatura pendiente" y "Solos en la madrugada". 

José Sacristán en cromos.

La llegada del éxito en su vida se reflejó de una manera muy especial dentro de una de las pasiones que Sacristán mantiene desde pequeño: los juguetes y cromos. José es un auténtico coleccionista y mantiene los álbumes de cromos que su madre le compraba y que venían repletos de figuras del cine o televisión. En la década del setenta, el actor vivió un momento muy especial cuando él mismo pasó a formar parte de los álbumes que coleccionaba. 

Finalmente, hay que mencionar que José Sacristán está muy lejos de ser un artista en "desuso" o poco interesante para las nuevas generaciones. De hecho, es una figura predilecta y buscada por directores jóvenes. El mismo Sacristán anhela trabajar con los noveles para adquirir nuevas experiencias y otros registros interpretativos. Un espíritu incansable que se ve reflejado en sus más de 100 películas realizadas.

Otras Noticias