MENOS MAL

La dura vida de José Fernando, el dolor más grande que Rocío Jurado jamás llegó a ver

El hijo de "La más grande" y José Ortega Cano vive un presente complicado.
sábado, 3 de julio de 2021 · 11:03

José Fernando es el hijo mayor de Rocío Jurado y José Ortega Cano. El joven fue adoptado con su hermana Gloria Camila en Colombia, su país natal, por la cantante y su entonces marido. La familia completa llegó a España en 1999 y no fue hasta los 18 años de José Fernando que comenzaron los problemas que, por suerte, la Jurado no llegó a ver.

Lejos de la exposición que tiene su hermana, José siempre mantuvo un perfil bajo que solo se rompió al entablar problemas con la justicia y las adicciones. El joven perdió a su madre cuando tenía 13 años en el 2006 y fue un duro golpe debido a la profunda admiración que aún hoy tiene hacia ella. 

Al cumplir 18 años en el 2011, José Fernando recibe el millón de euros que le corresponden como herencia de Rocío Jurado y todo cambió para siempre. Dos años después es acusado de robo y asociación ilícita que lo mantuvo entre rejas por todo un año hasta que se llevó a cabo el juicio donde lo condenaron a ocho años de cárcel. 

La llegada de José Fernando y Gloria Camila llenó de felicidad a la familia. 

El arrepentimiento y su decisión de luchar contra las adicciones permitieron que el hijo de "la más grande" y Ortega Cano saliera en libertad a los cuatro meses. Desde ese momento, José Fernando comenzaría un verdadero periplo por distintos centros de rehabilitación para dejar atrás el fantasma de las drogas

Primero, José fue al Instituto Hipócrates de Barcelona (de donde lo expulsaron a los 20 días), luego al López Ibor en Madrid (duró pocos meses) y finalmente, el Centro Betania en Albacete. Durante toda la travesía, ni José Ortega Cano ni Gloria Camila dejaron de expresarle su apoyo y visitarlo en cada lugar en el que se encontraba; actitud que se mantiene hasta el día de hoy. 

Gloria Camila siente debilidad por su hermano y jamás lo abandonó.

La relación entre José Fernando y "Michu", su pareja y madre de su hija, comenzó como otro problema aunque hoy todo estaría en perfecta armonía. En el año 2017 el hijo de la Jurado tuvo que someterse nuevamente frente a la Justicia por romper la orden de alejamiento interpuesta por Michu y por enfrentamientos con la policía

La intermediación de José Ortega Cano impidió que su hijo mayor terminase en la cárcel por tiempo indeterminado y una pericia psiquiátrica lo obligó a ingresar al Centro San Juan de Dios, especializado en salud mental. José Fernando se encuentra allí desde el año 2017 y, si bien se especuló con que podría recibir su alta este año, el juez dictaminó que siga internado hasta el verano del 2022

El enorme tatuaje que José Fernando posee con el rostro de su madre.

Una realidad que rompería completamente el corazón de Rocío Jurado si estuviese con vida. Sin embargo, hay quienes indican con seguridad que ninguno de los escándalos que la familia viene protagonizando desde hace décadas habrían ocurrido de estar presente "La más grande", la auténtica matriarca del clan.