SE LA MANDÓ

El insólito acto de Julio Iglesias que le costó una demanda por parte de los Juegos Olímpicos

El cantante fue denunciado por el Comité encargado de la organización del evento deportivo.
martes, 27 de julio de 2021 · 02:00

Julio Iglesias es de los cantantes españoles más reconocidos a nivel mundial. Desde 1968, triunfa con cada presentación que hace. De hecho, su comienzo fue en aquel año, el 17 de julio, tras ganar el Festival Internacional de la Canción de Benidorm con su composición "La vida sigue igual". 

Con el pasar de los meses, Julio Iglesias fue adquiriendo más presencia dentro del ambiente musical, ya que este tema le permitió ocupar el puesto número uno en diferentes listas locales, hasta llegar a ser el más escuchado en países de habla hispana. 

En 1988, ya consagrado como uno de los mejores artistas españoles, a la par de Raphael, Isabel Pantoja, Lola Flores o Rocío Dúrcal, entre tantos otros grandes representantes del país, Julio Iglesias se presentó en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos en Corea, la cual es televisada mundialmente.

Ese mismo año, Julio Iglesias realizó una gira mundial por 23 países, entre los que estaba China. Allí, se convirtió en el primer artista internacional en tener su propio programa en televisión en directo, y fue un especial emitido para todo el mundo, con un alcance de alrededor de 400 millones de espectadores. 

Al finalizar su gira en España, su última parada fue Barcelona, en el estadio Camp NouEl padre de Enrique Iglesias se presentó ante 100.000 personas y con un concierto de nada más y nada menos que cinco horas. 

Todo fue muy bien, hasta que Julio Iglesias presenció la llegada de un invitado muy especial que subió al escenario. Se trataba de "Cobi", quien sería la mascota olímpica de los Juegos que se realizarían cuatro años más tarde

Dentro de cuatro años, los españoles vamos a disfrutar de los Juegos Olímpicos del '92 en casa, con esta mascota que dará la vuelta al mundo y que será nuestra mascota, de los catalanes y de todos los españoles juntos.

Julio Iglesias con "Cobi".

Esto le costó a Julio Iglesias una demanda en 1988 por parte del Comité Organizador Olímpico Barcelona 92 (COOB'92), que demandó tanto al cantante como a la empresa de cerámicas "Zirconio", patrocinadora del concierto, quien negó conocer sobre el acto del cantante con respecto a la mascota olímpica.

Luego de este acto, Julio Iglesias pidió disculpas al "COOB'92", que aceptó su arrepentimiento y su "pena y extrañeza" por las críticas y la sorpresiva demanda, ya que él no estaba al tanto de que no podía hacerlo. Finalmente, terminó promocionando en su documental "Julio Iglesias. En España',  los juegos que se realizarían en el estadio de Montjuic, que en ese momento estaba en construcción.

Se trató de un acto espontáneo, motivado exclusivamente por mi mejor voluntad y por la que creí era mi obligación como español.