INSÓLITO

Lo que pensó Lady Di sobre el Rey Juan Carlos al conocerlo: "Desagradable, grosero y muy empalagoso"

La Princesa y el exmonarca no empezaron de la mejor forma, él la acorralaba.
lunes, 26 de julio de 2021 · 02:00

En alguna ocasión el Rey Juan Carlos se cuestionaba el porqué de la admiración que el mundo sentía por Lady Di, e incluso tuvo el cuajo de señalar que aquello "no era para tanto". Lo que el Emérito no contó en esa ocasión, pero hoy sigue siendo motivo de noticia, es que el empedernido exmonarca se vio en más de una ocasión corriendo detrás de Lady Di.

Palma de Mallorca, el tradicional llegadero de la familia real en las vacaciones estivales, fue también la carta de presentación por excelencia de los reyes eméritos durante su reinado, para mostrar a sus pares reales en sus visitas oficiales al país las bondades de esta isla balear de ensueño. Durante la década de los 80's uno de esos encuentros entre naciones se suscitó como una cálida invitación a los Príncipes de Gales, Carlos y Lady Di para pasar unas vacaciones como ninguna otra.

De esos primeros encuentros, siempre hubo dudas entre Lady Di y el Rey.

Y sin duda para la icónica Princesa fueron unas vacaciones bastante particulares: las atenciones tan esmeradas del carismático Don Juan Carlos llegaron a incomodarla, hasta el punto de parecerle desagradable y al borde del descaro. Así lo planteó en una entrevista para "Vanity Fair UK", el amigo cercano y asesor de Lady Di, Robert Devorik.

La razón de ello tenía que ver con el hecho de que las galanterías de su anfitrión no solo ocurrían mientras su marido Carlos se encontraba presente, sino incluso delante de la Reina Sofía, quién sacaba a la luz todo su plante helénico para hacer frente a la vergüenza con la cara en alto.

La encantadora Reina Sofía y la inolvidable Lady Di no fueron tan amigas a pesar de que compartían la misma desgracia: dos esposos infieles.

Con respecto a las dos mujeres y qué opinión tenía una de la otra, Lady Di se refirió a la madre del Rey Felipe como una anfitriona cordial pero distante, quizás porque la bochornosa escena era más que evidente para todos los involucrados, entre los Borbones y los Windsor.

Pero si algo tenía la madre del Príncipe Harry era la capacidad de "sobrevivir" a estas manifestaciones de admiración con elegancia, y si bien resultaba un asunto bastante difícil de esquivar, por el tema de no incordiar a los de Zarzuela, también ella supo corresponder a las campechanadas del exsoberano y terminaron por llevarse bastante bien.

Se rumora que la Spencer y el Borbón se llegaron a llevar de maravillas, pero solo como muy buenos amigos.

Pero la pregunta que a muchos les queda hasta hoy es si hubo o no coqueteo entre el Rey Juan Carlos y Lady Di durante aquellos días de diversión, olas y mucho sol en Palma de Mallorca: mientras el antes citado confirma que sí, su opinión contrasta con la de Andrew Morton, biógrafo de Diana, quien aseguraba que ella se refería a él como un conquistador y, aunque sabía que el la pretendía, ella estaba muy lejos de siquiera pensar en él como un posible pretendiente.

A estas opiniones se suma la afirmación del ex guardaespaldas de Lady Di, Ken Wharfe, quién aseguro al diario "Daily Mail" que la de Gales había confesado su incomodidad ante la actitud demasiado amigable del emérito, y así lo destacó ella: "Juan Carlos es encantador, pero ya sabes, un poco demasiado atento, es demasiado empalagoso".

Lady Di hizo de Palma de Mallorca su escape preferido después de la primera visita.

Sin embargo, otros rumores aseguraban que con el tiempo y el mal llevado matrimonio que devastaba a Lady Di, el buen Juan Carlos se convirtió en un confidente para ella, e incluso de allí parte aquella historia en la cual su nuevo amigo le habría traspasado la cantidad de 45 mil dólares a petición de la desesperada Princesa, para intentar frenar un chantaje financiero del que estaba siendo víctima, y por supuesto el empedernido caballero español salió al rescate de la damisela en problemas.

Si bien no pareciera existir ninguna evidencia que pueda demostrar algún romance entre Lady Di y el examonarca, el único amor que quedó de toda esta experiencia, fue el de la Spencer por la maravillosa isla balear, a la que acudió luego de aquella invitación en 1986, durante 2 años consecutivos a esta, y en una tercera ocasión en 1990. Luego, un año antes de su fatal desenlace, en 1996, Lady Di volvió a este increíble destino vacacional en solitario: la desdichada princesa acababa de firmar el divorcio con el príncipe Carlos.