INSOSPECHADO

La nueva actitud de la Princesa Leonor hacia Felipe: no quiere parecerse a él sino tener identidad

A pocas semanas de su ida a Gales, la heredera comienza a tomarse en serio el desapego.
sábado, 24 de julio de 2021 · 05:00

Muchos aseguran que la Princesa Leonor es el vivo retrato de su padre, el Rey Felipe, y viéndolos de cerca, no falta razón en ello: desde el parecido físico que guarda estrecha relación con los innegables rasgos helénicos de la Reina Sofía y hasta la forma de caminar, parecen dos gotitas de agua y es algo que guste o no, resulta imposible de negar.

Pero si algo los distingue en cuestión de gustos es que, a tono con tendencias de hoy, la Princesa Leonor apuesta a la simplicidad, mientras que el Rey Felipe se mantiene apegado a las formas más tradicionales en cuanto a representación se refiere.

Como dos gotas de agua: la Princesa Leonor y el Rey Felipe hasta caminan igual.

Para muchos, esta es una sugerencia que determina que la Princesa Leonor no solo intenta distinguirse y desmarcarse de su hermana Sofía y su madre Letizia, sino también de las viejas usanzas que aún acompañan al Rey Felipe, aunque sea simplemente a la hora de vestir. Pero para lo que muchos se consideraría un tema muy simple, para una adolescente de 16 años, resulta toda una búsqueda de identidad propia, sin dejar de lado, eso sí, sus obligaciones, ni desatender a la gran expectativa que se cierne sobre ella.

Estas son épocas en las que las tiaras y puestas de largo quedan rezagadas en los libros de historia, y de pronto resurgen en algún que otro evento: toda la ostentación y el brillo de otrora, ha sido reemplazado por prendas 'low cost', accesorios cada vez más minimalistas y combinaciones con prendas de alto perfil que se pueden "robar" -o mejor dicho, tomar prestado- del armario de la Reina. La Princesa Leonor ha sabido abrazar la cultura de austeridad que su madre, Letizia, ha impuesto durante algo más de un año como política de estilismo en "Zarzuela".

Durante muchos años, la Princesa Leonor permaneció bajo el ala de su madre, ahora le toca hacer su propio camino fuera de "Zarzuela".

Por supuesto, esta regla no aplica para el Rey Felipe la mayor parte del tiempo: es posible que haya repetido en alguna que otra ocasión algún traje, corbata o incluso zapatos pero si de algo no puede prescindir es de su gusto por la relojería de lujo, al parecer heredado del Rey Juan Carlos, cuya colección personal amasa en metálico, varios ceros a la derecha.

El padre de la Princesa Leonor resguarda en su joyero personal piezas únicas de ostentosas marcas como Omega, Cartier y Breitling y, por supuesto, personalizadas. Estas piezas han debutado en eventos cumbre como visitas de presidentes y jefes de Estado al país, e incluso en su proclamación todavía se recuerda el famoso reloj marca Cartier de la línea "Roadster Automatic, con esfera y correa azul Borbón". Así lo describió "Ok Diario".

El Rey Felipe y la Princesa Leonor: mismo destino, dos formas de ver la vida.

Mientras tanto, la Princesa Leonor se decanta por opciones mucho más juveniles y accesibles a todos los públicos. Una marca favorita a la que recurre en reiteradas ocasiones, es la muy reconocida "Casio", con una predilección muy particular por la línea clásica ochentera, de la serie "G- Shock". El favorito de la heredera tiene correa de tela azul "Borbón" en un claro guiño a su padre, y no importa el estilismo que lleve para la ocasión, lo lleva como un complemento fetiche.

Con cada paso que da, la Princesa Leonor va dejando atrás aquellas voces detractoras que, a menos edad de la que hoy tiene, la acusaban de carecer de personalidad. Hoy se muestra distinta, e incluso si la detallamos bien, su perfil poco a poco abandona las formas infantiles de su rostro y ahora es toda una adolescente. Sin rabietas, sin mal comportamiento ni escándalos, está comenzando su proceso de transformación desde los más simples detalles.