ARBITRARIO

Se confirma el peor temor de Letizia: la Reina Sofía y ella tendrán que verse nuevamente las caras

La Soberana no puede creer en su "mala suerte", a la Emérita podría importarle menos.
viernes, 23 de julio de 2021 · 02:00

Con una agenda real reducida al mínimo y mucho tiempo de sobra para disponerlo como mejor le convenga, la Reina Sofía se unirá a la programación de "Casa Real" para regresar al destino turístico al que siempre le hace ilusión regresar. No, no hablamos de las paradisíacas islas griegas que sin duda le encantan, sino de su añorada Palma de Mallorca.

Según las informaciones difundidas por el diario "El Mundo", el Palacio de Marivent está habilitado desde el 15 de julio, y lo estará hasta el 15 de septiembre, para el uso exclusivo de la Familia Real, incluyendo a la Reina Sofía: es ella quien más disfruta de las bondades de esta localidad, donde se deja caer en varios puntos estratégicos para reencontrarse con la gastronomía, la cultura y los residentes que año tras año esperan coincidir con ella, tomarse alguna fotografía o saludarla en sus recorridos. (Video cortesía: YouTube).

En este entorno, la población suele reaccionar de dos formas ante la presencia de la Reina Sofía: o se la deja como una transeúnte más para que pueda distenderse sin presión alguna, o por otra parte es arropada inevitablemente por aplausos y vítores a su alrededor, gestos cercanos y cálidos que ella suele agradecer con una sonrisa que se adivina por debajo de su mascarilla.

Pero este año es especialmente atractivo para la prensa porque promete algunas coincidencias que para los efectos de "Casa Real" resultan contraproducentes. Está confirmada la presencia del núcleo fuerte compuesto por el Rey Felipe, la Reina Letizia y sus hijas, e incluso se habla de la Infanta Elena con sus vástagos.

Verdaderos tiempos de júbilo para la Reina Sofía en Mallorca, muy a pesar de la Reina Letizia.

Si fuera cierto, al menos la visita de la Infanta Elena -puesto que con la familia de Cristina nunca se sabe- sería muy grata para que la exmonarca contara con su compañía en estos días, entendiéndose que su relación con la Reina Letizia no está en los mejores términos, sus nietas no la esperan y su hijo prefiere no incordiar con su esposa, por lo que en todo caso es mejor mantener los mundos aparte si no queremos una versión 2021 del episodio de la Catedral de Mallorca.

La gran pregunta que nos atraviesa en este momento es cómo apaciguar o evitar incluso un posible encuentro entre la Reina Sofía y sus familiares: si bien lo que sobra en el Palacio de Marivent son habitaciones, no deja de resultar un tema incómodo que se supone debe ser resuelto, pues nadie cederá en su posición y todos quieren vacacionar en el mismo lugar.

La Reina Sofía disfruta de transitar por las tranquilas calles de la comunidad balear.

La Reina Sofía adora cada momento en que puede volver a la isla y no será la presencia de su nuera lo que la haga siquiera pensar en desviar su ruta hacia otro destino. Su decisión es irrevocable y la veremos caminando alegremente por las coloridas calles de Mallorca tan imperturbable como siempre. ¿Presión? ¿Cuál presión? En su vida han pasado cosas peores que cruzarse con la penetrante mirada de una ofuscada Letizia.

Pero estos escenarios son perfectamente eludibles y la organización previa dispuesta por "Casa Real" para la Reina Sofía y sus familiares, preparó varias fechas por grupos, así se reduce al mínimo la posibilidad de encuentros incómodos. Por ello, según el diario citado, la Emérita partirá primero a Palma junto a su hermana la Princesa Irene y su mejor amiga Tatiana Radziwill durante la primera etapa del verano. Luego de allí, será el turno para el Rey Felipe y su familia.

La Reina Sofía y la Princesa Irene siempre son bien recibidas en Mallorca por sus residentes.

No hay nada más desesperanzador para la Reina Sofía que la tensión reinante a nivel familiar. Para ella, los recuerdos sobre aquellos años en los que su grupo en pleno, con sus tres hijos y junto al Rey Juan Carlos viajaban juntos, son los que siempre atesora, pero de cara al futuro sabe que esos días no volverán, por más que así lo desee.