INEXPLICABLE

Los códigos ocultos entre la Reina Isabel y su equipo a través de un infaltable compañero: su bolso

Lo que vale no es lo que la Monarca dice, sino lo que oculta.
sábado, 17 de julio de 2021 · 14:47

La Reina Isabel es única en su estilo, pero si pudiéramos describirla es como un gran buque en Altamar, difícilmente se atreve a dar giros inesperados en cuanto a la elección de sus estilismos, y es que cuando encuentra uno que realmente le ajuste, definitivamente se lo apropia en los colores más vibrantes, pero en sus mismas formas.

Uno de los complementos que sin duda han generado cierta curiosidad a lo largo del tiempo, es su acostumbrado bolso negro. Sí, en la mayor parte de sus apariciones de cara al público, suele llevar este distintivo que siempre la acompaña. A pesar de que es de muy excelente calidad -la casa fabricante es la exclusiva firma Launer- no es el mismo, sino la versión repetida varias veces en 70 años de reinado. Teniendo la posibilidad de adquirir cualquier otro, ¿Por qué ese modelo justamente?

La Reina Isabel siempre supo cómo mantener sus aspectos personales de cara oculta a los medios, hasta ahora.

Dos misterios rodearon por mucho tiempo a este accesorio: qué lleva la Reina Isabel dentro de ese enigmático bolso y por qué no puede prescindir de él. Afortunadamente y junto al diario "El País", tenemos la respuesta para las dos interrogantes.

En cuanto al contenido -que parece una suerte de escudo moderno que combina con cuánto estilismo luce-, en el tiempo se ha logrado dar con algunas de las preciadas pertenencias de la Monarca: una barra labial en tono rojo marca 'Clarins'; un gancho en forma de 'S" para evitar dejar el bolso en el suelo, pastillas de menta o algún chocolate, una pluma, un billete de 5 o 10 libras para ofrecer en los servicios religiosos, crucigramas, fotos familiares, miniaturas de animalitos que sus hijos le han obsequiado y lleva siempre consigo e incluso, una camarita para poder captar algunas imágenes de los eventos a los que asiste.

La Reina Isabel podría tener un universo oculto en su cartera y tan solo se ha descubierto una parte de su contenido.

Pero aún más particular, es el uso que la Reina Isabel da a este bolso tan enigmático y los mensajes cifrados que envía a su equipo en medio de sus importantes citas oficiales. El ojo experto de varios periodistas especializados lograron a través del lenguaje corporal de la Reina Isabel desentrañar varios de estos códigos que hasta le permiten en ocasiones salir airosa de ciertas situaciones poco entretenidas para ella.

Si pasa su bolso de una mano a otra, indica que está lista para dar por terminada una charla; pero si de pronto el bolso es puesto sobre alguna mesa o superficie, sus guardaespaldas sabrán que para la Reina Isabel es momento de marcharse, pero si está directamente en el suelo, es todo lo que necesita su dama de compañía para saber que la Soberana está en medio de una conversación aburrida, por lo cual necesita una intervención rápida de su parte.

Si el accesorio de la Reina Isabel está en el suelo, su interlocutor está en problemas.

También se descubrió que lo mismo sucede cuando gira su anillo de matrimonio alrededor de su dedo como si estuviera jugando con él. En ese caso, la compañera infaltable de la Reina Isabel la abordará sutilmente y sin incordiar a su interlocutor.

En 70 años de reinado, la Soberana ha logrado perfeccionar la comunicación no verbal para desarrollar un tipo de sinergia más efectiva con su equipo más cercano de colaboradores y le ha prestado muy bien, pero ahora, la casa Launer intenta incorporar dispositivos electrónicos en este distintivo bolso, para facilitar aún más la interacción de la Reina Isabel con su equipo, a fin de poder quitarse de encima invitados incordiales que se extiendan más de lo debido en sus encuentros o audiencias.