INCREÍBLE

Victoria Federica y su padre, Jaime Marichalar se unen y con la Infanta Elena en la mira

Tal como lo sospechaba la madre de la aristócrata: "De tal palo, tal astilla".
viernes, 16 de julio de 2021 · 03:00

Nunca había sido tan evidente, el exmarido de la Infanta Elena, Jaime de Marichalar regresa con sus planes bajo la manga: volver a la vida pública por la puerta grande y de forma irreversible: acompañado de su hija Victoria Federica, después de varios años viviendo entre las sombras y sin ningún ánimo de volver al ruedo mediático.

Por mucho tiempo, el padre de Victoria Federica no representaba ganancia ni reportaba interés en la prensa del corazón, pues ni siquiera rehizo su vida cuando él y la Duquesa de Lugo se divorciaron -un capítulo bastante amargo, por cierto-, pero dentro del mundo de la moda es otra historia. Definitivamente es el hombre al que hay que buscar para cerrar muy buenos negocios.

Jaime Marichalar trazó su destino y Victoria Federica no podría estar más contenta por ello.

Con "RTVE" coincidimos en que el destino de la joven no sólo estaría trazado, sino con varios ítems superados en la lista de tareas para convertir a Victoria Federica en un ícono de estilo, o mejor dicho, una versión suya pero femenina  y mucho más joven. Lo mismo sucedió con su exmujer, la Infanta Elena, a quien sacó de la racha de "princesa desgarbada" para convertirla en la mujer referente de los grandes estilos entre las "royals" europeas.

La verdad sea dicha: la madre de Victoria Federica jamás se destacó por ser una gran seguidora de tendencias durante su juventud, más bien parecía un poco insulsa y de paso, eclipsada por su propia madre, la Reina Sofía. Una de las crónicas de Pilar Eyre, señaló que el Rey Juan Carlos siempre se quejaba constantemente de ello con la Consorte, pues dudaba de que alguien quisiera casarse con ella vistiendo de aquella forma tan particular.

Sin embargo, la madre y la hija comparten simpatía por estilos desenfadados y no muy estilizados. Siempre apuestan por la comodidad.

Sin embargo los padres de Victoria Federica se casaron, y "casualmente" el buen estilo y saber vestir encontraron a la primogénita de los reyes eméritos a la vuelta de la esquina: fue su época de mayor brillo y puesta en escena, de la mano de grandes diseñadores como Christian Lacroix, Chanel y Lorenzo Caprile. Por supuesto, todo aquello se fue apenas Jaime de Marichalar dio un portazo a la vida en conjunto y la Infanta volvió nuevamente a su estilo original.

Pues ahora, el exduque de Lugo, gran amigo del prestigioso diseñador de zapatos Manolo Blahnik y consejero para las marcas Loewe y Fendi, toma a Victoria Federica como su último proyecto, al hacerla retratar junto con él, en el desfile de Dior celebrado hace apenas una semana. ¿Qué mensaje podría ser más claro que éste?

Jaime Marichalar pretende dejar su legado a Victoria Federica y lo ha demostrado con esta última "colaboración" juntos.

Así que lo más acertado es prever que veremos a Victoria Federica y a su padre mucho más unidos que nunca, y ahora a la vista de todos. Si bien el orgulloso Jaime Marichalar no dispone de nombramientos reales para heredar a sus hijos, -pues es muy posible que el Ducado de Lugo pase a Froilán como herencia de Elena-, sí que tiene presencia en el mundo de la moda, una firma propia y todas los contactos posibles para asegurarle por lo menos a la joven aristócrata un futuro muy prometedor.    

En cuanto a la madre de Victoria Federica, mientras esto ocurre, se repite la historia: antes era la Reina Sofía quien la opacaba, ahora será su hija quien destaque, pero conociendo a la Infanta y su forma de pensar las cosas, dudamos que le importe demasiado. Si así lo quiere su hija, ella no se interpondrá para que elija el camino que quiera seguir.   

Otras Noticias