INSOSPECHADO

Se revelan planes del Príncipe Carlos a espaldas a la Reina Isabel y que ella no esperaba

El Príncipe de Gales solo espera que la Soberana abandone el poder para ajustar cuentas.
viernes, 16 de julio de 2021 · 13:21

El nombramiento que acompañó al esposo de la Reina Isabel durante toda su vida como Duque de Edimburgo, ahora es considerado "el título de la discordia", debido a que de forma insólita, el heredero a la corona, el Príncipe Carlos, decidió hacerse con él incumpliendo con una de las últimas voluntades de su padre, quien esperaba que su sucesor natural para obtenerlo fuera su hijo menor, el Príncipe Eduardo.

En cuanto esta noticia surgió en todos los medios británicos, desde esta redacción nos unimos a la ola de indignación que surgió entre el pueblo británico al considerar que las acciones del primogénito de la Reina Isabel no podrían ser más egoístas, considerando que ya ejerce como Príncipe de Gales y Duque de Cornualles.

El Príncipe Carlos se permite tomar ciertas atribuciones como el nuevo patriarca de los Windsor y Consejero de la Reina Isabel.

En días pasados, allegados al heredero confirmaron que el hijo de la Reina Isabel no sólo se abstendrá de otorgar a su hermano el codiciado título, sino que contempla algunos planes a futuro, que podrían afectar el orden que hasta hoy la Reina Isabel mantiene como prioritario en "Buckingham", para garantizar el funcionamiento de la maquinaria Real.

Lo más revelador es que probablemente, y según algunos rumores recogidos por el diario "La Nación", el ansiado Ducado de Edimburgo termine en las manos de un nene de 3 años, como si de un juguete nuevo se tratara.

El Príncipe Louis, bisnieto de la Reina Isabel y nieto de Carlos, sería llamado a ser el próximo Duque de Edimburgo.

El indiciado en este caso sería uno de los bisnietos de la Reina Isabel, específicamente el benjamín de los duques de Cambridge, Guillermo y Kate: ni más ni menos que el Príncipe Louis.

No podríamos quedar más sorprendidos con estas revelaciones que de ser ciertas, sólo podrían indicar que las pretensiones de su abuelo, el Príncipe Carlos, de reducir al mínimo la plantilla de miembros de la Familia Real, al estilo de la Corona Española, es un proyecto que definitivamente llevará a cabo una vez ascienda al trono por medio del fallecimiento o abdicación de la Soberana.

Todo indica que el Príncipe Eduardo queda fuera de la "ecuación Real" del primogénito de la Reina Isabel.

La razón para ello y que podría beneficiar al pequeño de los Cambridge obedece a la siguiente lógica: según Richard Kay, experto en temas Reales del rotativo "Daily Mail", 'Alguien cercano a Carlos me dijo que en lugar de más títulos Reales, el Príncipe prefiere menos. Si Eduardo heredara el título de Edimburgo, entonces pasaría a su propio hijo, James, Vizconde de Severn, quien está siendo educado para esperar una vida fuera de la Familia Real".

De tal forma, el hijo mayor de la Reina Isabel desearía que a partir de una reducción considerable de títulos y nombramientos, así como de obligaciones, que en todo caso serían priorizadas y optimizadas, éstos queden repartidos entre aquellos miembros en línea directa con el futuro Rey, para acompañarle durante su reinado, por lo cual su nieto sería un primer beneficiado.

El heredero al trono tiene una conexión especial con sus nietos, aunque a veces confiesa que "lo vuelven loco".

¿Qué pasaría entonces con el resto de sus nietos? Pues nadie duda que George y Charlotte, hermanos mayores del pequeño Louis tendrán lo mejor de la vida palaciega: con George han iniciado las conversaciones para indicarle el destino que le espera, y siendo ya Princesa, Charlotte también tendrá ciertas responsabilidades a su debido tiempo, mientras que en el caso de los hijos del Príncipe Harry, Archie y Lilibet Diana, no hay hasta la fecha ningún plan o proyección para ellos en el futuro.