Escándalo

Jessica Bueno reclama solidaridad a Kiko Rivera tras las críticas por los invitados de la comunión

El hijo de Isabel Pantoja realizó una reflexión sobre la relación con su hijo.
martes, 8 de junio de 2021 · 02:30

Kiko Rivera se ha fortalecido en los medios por sus constantes cruces con su madre. Es conocida la mala relación y las divisiones que genera en la farándula, así como también su conflicto con Jessica Bueno. Pero teniendo en cuenta que existe un niño en el medio, la polémica puede tomar una dimensión superior por decisiones fuertes que se tomaron en este tiempo. Puede que ahora sí esté experimentando lo que sufre Isabel Pantoja desde hace años.

La expareja del DJ considera poco afortunado que el padre de su hijo reprochara públicamente la ausencia de Anabel Pantoja en la comunión de Francisco. Afirma que, como en toda celebración, hay derecho para invitar a quien ella pretenda, pero las ausencias y los lujos de la celebración se llevaron todos los focos. Además de no contar con “La reina de la copla”, los invitados se quedaron boquiabiertos por la decoración y el increíble servicio de Puntuan Katering.

Qué pena de verdad que algo que se ha hecho con la mayor buena intención, aún sabiendo que se convertiría en circo cuando huyo de esto siempre

La organizadora de la fiesta recordó que hace años "acepta" los mandamientos del hijo de Paquirri.

Jessica Bueno fue sincera en su comparecencia para los medios. Según “Semana”, la sevillana de 30 años está sorprendida por la poca solidaridad respecto a su embarazo. No entiende que se trata de un hijo de Kiko Rivera, un joven que ya sabe de los escándalos familiares y no tiene problema en tomar partido por su prima. Distinto es el caso de su actual pareja, Irene Rosales, quien acudió predispuesta a la comunión de Francisco. Mantiene una buena relación que se vio retroalimentada, recientemente, en las orillas andaluzas de Cádiz con el DJ. Aquí, el hijo de Paquirri envió un mensaje sentido para sus hijas sobre su crianza.

“Hola” precisa que en aquellos días confesaba que “no puede prometer ser un padre perfecto”. El nuevo Kiko Rivera parecía mostrarse más reflexivo emocionalmente, pues se lo ha visto jugando con sus niñas en los rayos de un sol paradisíaco y disfrutando de la formación de su nueva familia. Restaba un viaje largo hacia Bilbao, casi de un lado hacia el otro de la península, para disfrutar de la “llegada de Dios” a la vida de Francisco, su primer hijo. Junto a Rosales se vieron relucientes en la región vasca, primero en la iglesia de Juan de Ajuragerra y después en una propiedad que parecía salida de un cuento, según “El Correo”.

El cantante no descarta organizar otra fiesta de comunión.

Entre globos, sillas de bambú y una decoración que Jessica Bueno confiesa haber soñado toda su vida, el pequeño Francisco vivió una celebración única. Sin embargo, su abuela no estuvo presente por la conocida pelea con su padre, así como tampoco estuvo Anabel Pantoja por exclusiva decisión de la madre. La figura de “Cantora: La herencia envenenada” manifestó su descontento por este último hecho que aparta a la familia, pero que no se aleja tanto de lo que ocurre con su madre Isabel. A la distancia, “La reina de la copla” demuestra que lo recuerda muy bien en la interpretación de sus éxitos, pues el amor por ellos siempre le traerá un sentimiento inexplicable que lo lleva en su vida. Si bien el caso de Kiko Rivera es distinto porque puede ver a su hijo, está viendo cómo las peleas pueden alejarlo de lo que más quiere por su carácter, según “Semana”. 

El padre es el que sale perjudicado. Decidí aceptarlo y decidí ser feliz con lo que la vida me brinda

Otras Noticias