Problemas Reales

La tensa reunión entre William y Harry saca a la luz por qué Lady Di no amaba festejar su cumpleaños

El homenaje a Diana este próximo jueves, saca a relucir los secretos de una familia cada vez más separada.
martes, 29 de junio de 2021 · 03:00

La máxima atención mediática parecería estar en uno de los homenajes más sentidos y esperados por la mayor parte del pueblo inglés. Este jueves 1 de julio Lady Di hubiese alcanzado los 60 años de edad y el Reino Unido se prepara para uno de los actos más íntimos y significativos de los últimos años. La muerte de Felipe de Edimburgo, sumado a la entrevista a Oprah dada por el Príncipe Harry y Meghan Markle, han separado a la familia Real, clan que parecía infranqueable hace unos años. 

Lady Di en su primera aparición pública después de separarse de Carlos.

Todos los ojos del mundo estarán puestos en los dos hijos de la Princesa Diana, justamente como sucedió en el funeral de su abuelo el pasado abril. El homenaje será en los jardines del Palacio de Kensington, lugar donde residió la “royal” hasta su trágica muerte en 1997. Los hermanos, junto a un grupo reducido de personas que no incluye al Príncipe Carlos, revelarán una estatua en honor a su madre. Es imposible detrás de un acto y una fecha como estos no rememorar la presencia de Lady Di en la vida de los ingleses. Fue por este motivo que uno de sus amigos cercanos, Roberto Devorik, se abrió en canal recientemente con la versión inglesa de “¡Hola!” para contar cómo se sentía la ex futura Reina cada vez que le tocaba soplar las velas de su pastel

Lo cierto es que, como a muchas personas suele sucederle, Lady Di no era muy fanática de celebrar los natalicios. Según las palabras de su amigo, esto era por la poca cantidad de fiestas que la “royal” había podido festejar de pequeña. El divorcio de sus padres cuando ella apenas tenía 6 años, fue todo un escándalo para la alta sociedad inglesa, ya que su madre dejó a su marido por otro hombre. Esto hizo que la presencia de la misma fuese escasa por aquellos años

Lady Di recibe regalos en la Tate Gallery por su natalicio.

Con el tiempo, ya siendo parte de la Realeza, Lady Di prefería pasar los días de su cumpleaños, almorzando y disfrutando la tarde junto a William y Harry. “Iba a buscar a los chicos al colegio, y pasaba la tarde con ellos. También solía almorzar con su padre y con su hermana mayor, Sarah McCorquodale” aseguró a “Hello!” Devorik. El hecho de estar controlada constantemente por la seguridad real, tampoco le permitían mucho movimiento a la Princesa del pueblo. 

Fue cuando la mujer se separó del Príncipe Carlos que sus festejos comenzaron a teñirse de otro color. Pidiendo no soplar las velas ni que existiese la presencia de la famosa tarta, a Lady Di “le gustaba invitar a almorzar a cuatro o cinco amigos al Palacio de Kensington, o almorzar a sus restaurantes preferidos: San Lorenzo, en Kensington, o Le Caprice, en St. James’s”. Esta costumbre se fue diluyendo en sus últimos años, donde la inglesa pasaba las noches previas en algún evento benéfico

Diana de Gales junto a sus hijos de pequeños.

Este jueves, desde algún lugar remoto e intangible, Lady Di verá a su legado reunido para su homenaje. Lejos de ser una familia perfecta, quizás uno de los regalos más humildes y bellos en su honor, haya sido el nombre que el Príncipe Harry decidió ponerle a su segunda hija: Lilibet Diana. Con los focos puestos en el reencuentro de esta semana, pareciera mentira que ya han pasado 24 años de aquella foto de los dos tristes pequeños, apenados por la pérdida de la más querida del pueblo. 

Otras Noticias