DEVASTADOR

La Reina Sofía, la figura que más brilló por su ausencia en la celebración del Rey Felipe

La Emérita prefirió no regresar a España. No hubo nunca intención de invitarla a la gala.
viernes, 18 de junio de 2021 · 16:04

La carta ganadora de la que el Rey Felipe no puede prescindir cuando de representatividad para el Reinado se trata, debía ser en principio una de las figuras estelares en la celebración del séptimo aniversario de su coronación. La Reina Sofía, madre del Monarca actual brilló sin duda, pero precisamente por su evidente ausencia.

Las revistas "Hola!" y "Vanity Fair" reportaron que la esposa del Emérito Juan Carlos, partió con destino a Ginebra-Suiza luego de una corta estancia en su país natal, Grecia, para visitar a su hermano el Rey Constantino, junto con su hermana, la Princesa Irene.

La Reina Sofía tiene cada vez menos excusas para regresar a Zarzuela con su hijo Felipe, su ojito derecho.

Coincidió precisamente con el día de la coronación de su hijo, y es posible intuir que la Emérita no fue invitada a esta gala conmemorativa, dada la situación familiar e institucional que ambos protagonizan. Ella justamente, representa el pasado que hoy marca el presente y perjudica el futuro de la institución Monárquica, sin pedirlo y ni siquiera sin haberlo provocado, pero así lo determinó el Rey Felipe y es lo que hay.

Entonces, ¿qué motivo tuvo la Reina Sofía a desviar su rumbo hacia España? Para sus efectos, se trata de la razón de sus razones: visitar a su hija, la Infanta Cristina, quien ésta semana estuvo de cumpleaños y se desconoce si a nivel familiar se organizó algún tipo de reunión en honor a ella, pero con la presencia de su madre en el país helvético, es posible que haya habido algún espacio para una sencilla celebración.

A pesar de todo, la Infanta Cristina siempre cuenta con el apoyo de la Reina Sofía.

Si lo pensamos con detenimiento, la Reina Sofía se encuentra rodeada de figuras Monárquicas destronadas a su alrededor: su esposo, Juan Carlos está condenado a un exilio indefinido, su hermano Constantino es un Rey derrocado y su hija Cristina una Duquesa despojada de su título. El crimen: permanecer al lado de su esposo Iñaki Urdangarin antes, durante y después del caso Nóos.

Lo peor para una madre es encontrarse impotente ante la separación de sus hijos y en el caso de la Reina Sofía ocurre de la misma manera. Sus hijas mayores no han podido perdonar a Felipe el tratamiento dado a su padre tras su abdicación, su falta de apoyo ante los varapalos familiares y lo que consideran el peor de los escenarios, la influencia de la Reina Letizia en sus decisiones.

La Reina Letizia es la gran señalada por las hijas de la Emérita por la separación familiar en "Zarzuela".

Las decisiones de la Reina Sofía le han pesado con el paso del tiempo. La situación entre "Casa Real" y los familiares del Rey Felipe, la pusieron en una situación incómoda y dolorosa: justo en el medio, y ella escogió a la familia por encima de la Corona. Hoy esto se traduce en una opacidad representativa importante y sus escasas apariciones reflejan una suerte de acto castigo por lo que "Zarzuela" considera la elección del bando equivocado.
 
Como buena madre y abuela, la Reina Sofía ha arropado bajo su ala a los execrados de la Monarquía, incluida a su hija Cristina, quien no parece perdonar a su hermano a pesar del tiempo que ha transcurrido. Sin embargo a través de ella los puentes de comunicación se mantienen a duras penas pero existen, aunque su hija se mantenga lejos de España y ya no sea parte de los hechos más importantes de la Familia Real, como la confirmación de su nieta Leonor y la celebración que tuvo lugar el día de hoy.

La Reina Sofía se balancea entre sus propia agenda y su vida familiar.

La Emérita es el punto de convergencia de todas las partes en conflicto, y no hay duda de en qué en algún momento intentará servir de puente para acercar a los hermanos. Nadie sabe cuándo sucederá y se espera qué tanto el Rey Felipe como las Infantas no esperen las peores circunstancias para hacerlo. Mientras tanto la exmonarca más querida de España se divide entre Zarzuela y Ginebra. A pesar de todas las dificultades, los malos entendidos y las rencillas, la Reina Sofía muestra su lealtad por igual a la Corona y a su familia.