NO ES UN BUEN MOMENTO

José Ortega Cano se ve inmerso en la encrucijada más importante de su vida producto de su salud

Evidentemente el testimonio de Rocío Carrasco ha tenido en el diestro consecuencias complejas.
domingo, 9 de mayo de 2021 · 05:45

Durante los últimos meses venimos siendo testigos de que la salud de José Ortega Cano está desmejorando considerablemente. Ana María Aldón hace alusión a ello cada vez que algún plató de televisión intenta tener la opinión de su marido en relación a la vuelta al ruedo de Rocío Carrasco. Los motivos de este complicado panorama son muchos y entre ellos se encuentran los accidentes que sufrió durante sus años de actividad profesional, su edad y, por supuesto, las consecuencias de haber padecido Coronavirus.

A los elementos antes detallados que responden a las dolencias físicas de José Ortega Cano también deberíamos sumar un componente emocional no menor que, sin dudas, lo ha afectado bastante: las declaraciones que su hija postiza hizo en su contra en los primeros episodios de “Rocío: Contar la verdad para seguir viva”. Y es que puso en duda la legitimidad del amor que existió entre él y Rocío Jurado, algo que inevitablemente repercutió en el estado general del exespada.

Rocío Jurado y José Ortega Cano.

Es suficiente ver una imagen del viudo de la de Chipiona para comprender que no es el mismo de antes pero, en las últimas horas, a todo lo anterior se ha sumado otro elemento: la imposibilidad de recibir la primera dosis contra el Coronavirus porque hacerlo podría ocasionarle un daño mayor. Realmente, resulta paradójico que en este contexto un equipo de profesionales recomiende que lo mejor es no recibir la inoculación porque el remedio podría ser potencialmente más peligroso que la enfermedad, pero de alguna manera esta situación nos permite conocer con mayor profundidad el verdadero drama en el que está inmerso el protagonista de este relato.

El digital Look ha informado que José Ortega Cano está medicado con Sinatrom, un fármaco de función anticoagulante (muy utilizado en pacientes que padecen algún tipo de enfermedad coronaria) que podría perder efecto ante la vacuna en cuestión. Ese es el principal motivo por el cual el equipo de asesores especialistas le ha recomendado no colocársela, quizás hasta que aparezca una nueva versión que no tenga esta especial contraindicación. Ya sabemos que los pacientes pueden volver a contagiarse de manera que el torero no está exento de pasar por el mismo drama nuevamente, con lo cual es posible imaginar que todo su entorno extremará las medidas sanitarias en pos de preservarlo.

Ana María Aldón y José Ortega Cano.

Sin lugar a dudas, no debe haber sido fácil para José Ortega Cano asimilar la idea de que es mejor no inocularse pues, seguramente, ha estado esperando ese momento con muchas ansias, al igual que tantos otros ciudadanos que ven en la vacuna su salvación. La elección en la bifurcación ha sido compleja y angustiante pero, finalmente, se ha escogido el mal menor y esperamos que esa vía sea la menos problemática para un hombre que ya ha sufrido bastante.

Otras Noticias