Qué no daría él

El misterioso hombre en la vida de Rocío Jurado que conoció su más profundo secreto antes de partir

Mientras la chipionera atravesaba su enfermedad, existió un confidente alejado de la familia que supo de primera mano, el temor más grande de la folclórica.
domingo, 9 de mayo de 2021 · 13:49

Hay nombres que se movieron detrás de los grandes telones y que sin ellos, la vida de muchos famosos que a día de hoy, se nos hacen imprescindibles para nuestra cultura, poco hubiesen alcanzado sin su soporte. Un caso de estos es el de Juan de la Rosa, el hombre en la vida de Rocío Jurado que aportó, además de un cariño inconmensurable en su vida, la estabilidad familiar que hoy tanto piden a gritos sus herederos.

Fotografía de archivo de Rocío Jurado.

Cuando la más grande tenía apenas 17 años, conoció a quien durante años sería su secretario y amigo personal. Tal era el vínculo que tenían, que todos los que los conocían aseguraban que se querían como hermanos, y la confianza era tal, que Juan de la Rosa fue siempre uno más de la familia. La mano derecha de Rocío Jurado fue incluso como un padre para Rocío Carrasco: con las giras de la folclórica y los compromisos laborales de Pedro Carrasco, Juan solía quedarse a cuidar a la pequeña Rociíto.

Hoy en día, la mediática no lo suele nombrar pero sus cercanos han asegurado más de una vez, que el cariño que le profesaba era enorme. Como todas las almas que están destinadas a caminar juntas, las de Juan de la Rosa y Rocío Jurado no pudieron dejar de ir juntas a la par. Pocos meses antes que se le diagnosticase cáncer a la cantante, a Juan le dieron un veredicto similar: poseía la misma enfermedad caprichosa en la piel y de forma fulminante.

Juan de la Rosa y Rocío Jurado en sus últimos meses en Houston.

Juntos atravesaron la pelea con gran fortaleza y humor, algo que el mismo José Ortega Cano llegó a confesar en el tanatorio del secretario de su esposa, 6 meses después de la partida de la artista. “Juan estuvo siempre con ella y siempre le impregnaba de su alegría. Era muy divertido hablar con los dos, porque eran fuertes" aseguró en 2007 el torero.

Quienes conocían a Juan de la Rosa saben que era uno de los mayores confidentes de Rocío Jurado. Tal fue así que se sabe, que uno de sus mayores secretos, le fueron confesados en vida. Cuando ambos se encontraban luchando por sus destinos, la más grande le dijo a su entrañable amigo, cuál era el mayor de sus miedos en caso de que ella partiese a otro plano. Cuando su amigo le preguntó cuál era la preocupación que la acuciaba, la chipionera le confesó el temor que tenía por el futuro de su familia.

Rocío Jurado y Rociíto en una foto de archivo.

Pareciera cosa de magia, el vaticinio inconsciente que la Jurado lanzó sobre su propio legado. Hoy, 15 años después de la partida de ella y su compañero de vida en lo laboral y familiar, el clan Mohedano-Jurado se encuentra atravesando su peor crisis. Rociíto, alejada de todos, lanza acusaciones a diestra y siniestra, quizás necesitando más que nunca, el apoyo de los que siempre estuvieron y hoy faltan: su madre y su padre del corazón.