PARA EL OLVIDO

El evento que demuestra que las gemelas de Julio Iglesias no aprendieron nada de su padre

Las muchachas no gozan de la fama de rompecorazones del cantante, de hecho todo lo contrario.
domingo, 9 de mayo de 2021 · 06:15

El glamour que destilan Victoria y Cristina es innegable y tienen de quién haberlo heredado. Julio Iglesias es un galán de telenovela y Miranda Rijnsburger una modelo exquisita, de manera que de semejante combinación de genes nada podía salir mal en cuestiones estilísticas y de belleza. La esencia de los adultos está tan presente en ellas que han decidido empezar a incursionar en el mundo del modelaje tal como su madre y contando con el apellido que las respalda, sabemos que el éxito lo tienen garantizado.

En este panorama de tanto esplendor y cosa reluciente cuesta creer que las gemelas no hubieran heredado de su padre el atributo por el cual más se lo conoce: su habilidad innata para la conquista romántica. Quizás ese ha sido un elemento que el cantante solamente inculcó en sus hijos varones como una continuidad del pacto patriarcal pero nos resistimos a pensar que alguito de ese espíritu aventurero no se polinizara en las jovencitas.

Victoria y Cristina Iglesias junto a sus colegas debutantes.

Parece que Victoria y Cristina no son las que llevan la delantera en lo que a los enamoramientos respecta sino que además a su corta edad ya habrían experimentado el sinsabor de haber sido desairadas nada menos que en un exclusivo baile parisino. Así es, suena anticuado y sacado de una novela recreada en el pasado pero es real. Al cumplir la mayoría de edad las chiquillas que son la luz de los ojos del intérprete de “Con la misma piedra” acudieron a un evento en el que fueron presentadas en sociedad junto a otros colegas suyos de la alta alcurnia mundial. La velada tuvo lugar en París y allí experimentaron lo que quizás haya sido su primera degustación del rechazo romántico.

El protocolo indicaba que las hijas de Julio Iglesias ingresarían al salón acompañadas por dos muchachos provenientes de la alta sociedad de la capital Argentina. Sin embargo a última hora los planes se cancelaron por algún motivo desconocido y las hermanas terminaron haciendo su arribo tomadas del brazo de su primo Niccola Iglesias. No hay detalles al respecto pero los indicios apuntan a que fueron los varones quienes pasaron de sus compañeras, aunque quizás ellas sintieron alivio al saber que enfrentarían tanta etiqueta con alguien a quien conocían de antemano, lo cual pondría mucho más sencillas las cosas.

Victoria bailando el vals con su primo.

Hasta el momento Victoria y Cristina jamás han sido vinculadas a nadie en materia sentimental y eso puede deberse a dos razones: manejan muy bien los pormenores de su vida privada para mantener todo al resguardo de los ojos de la prensa o sus intenciones no tienen nada que ver con el romance y en lugar de no haber sido buenas aprendices de Julio Iglesias sencillamente no les interesa esa materia. Mientras tanto ambas se dedican a una noble tarea que parece estar por encima de todo: el cuidado de sus mascotas y de cualquier animal que requiera de sus espíritus bondadosos.