¿En busca de respuestas?

A casi un año del duelo, Ana Obregón se refugia en uno de los libros más emotivos de Isabel Allende

La presentadora de televisión perdió a su único hijo el pasado 13 de mayo de 2020.
viernes, 7 de mayo de 2021 · 10:00

Restan seis días para que se cumpla un año del fallecimiento de Álex Lequio, el único hijo de Ana Obregón que partió de este mundo el pasado 13 de mayo de 2020 a causa de un raro cáncer llamado sarcoma de Ewing.

Como la mayoría sabe, la actriz nacida en Madrid encontró en las rede sociales un espacio ideal para poder mantener viva la memoria de su primogénito y, desde la partida física del joven, son constantes los posteos en su honor.

Ahora bien, hace unas horas, la expareja de Alessandro Lequio decidió compartir a través de su cuenta personal de Instagram cómo halló refugio en uno de los libros más emotivos de Isabel Allende: "Paula", obra literaria que la autora chilena ha creado tras el abrupto deceso de su hija.

¡Maravilloso! El libro de Isabel Allende a su hija Paula que perdió.

La reciente publicación de Ana Obregón en sus Stories de Instagram.

Tal y como podemos observar, la presentadora de televisión recomendó esta increíble pieza biográfica a su fanaticada y sobre todo a aquellas madres que han vivido lo mismo que ellas, es decir, perder con todo el dolor del mundo a un hijo.

Como dato, la escritora de nacionalidad estadounidense relata en su obra que Paula Frías Allende quedó, en diciembre de 1991, postrada en una cama de hospital. Fiel al lado de su niña, la desesperada madre comienza a escribir sus memorias por esta razón.

Estaba segura de que mi hija iba a despertar, pero suponía que tal vez no recordaría su pasado y yo tendría que contárselo. Me propuse explicarle de dónde venía, cómo era su familia, quiénes éramos los que la amábamos.

De esta manera, Isabel Allende  explica en su escrito que cuando Paula se encontraba en aquel estado vegetativo, "inerte, ausente, lejana, me preguntaba: ¿Dónde estaba? ¿Qué sentía? ¿Cómo alcanzarla?", expresó con lamento.

"Es una memoria descarnada, personal, con todo el desgarro del dolor y el terror de perder a mi hija", dijo la novelista sobre "Paula".

En consecuencia, en 1992, la ganadora del Premio Nacional de Literatura de Chile tuvo que afrontar el mayor sufrimiento que un ser humano puede experimentar, debido a que, al igual que la intérprete de "Ana y los siete" se dispuso a despedir con enorme tristeza a su hija fallecida.

En la vida me han pasado muchas cosas malas, las recuerdo perfectamente, pero las transformo. Lo peor que me ha pasado en la vida fue la muerte de mi hija, pero la llevo dentro como un recuerdo tierno, sentenció.

Finalmente, destacamos que tanto Ana Obregón como la autora de grandes obras literarias hablan de sus vástagos en segunda persona, pues de alguna manera ambas sienten que se comunican con sus seres de luz a través de sus expresiones públicas.