Fin de una era

Los suegros de Enrique Ponce deciden un drástico final para su casa, tras el acecho de la prensa

Los padres de Ana Soria han optado por cambiar el destino de sus vidas desde que su hija, se encuentra en pareja con el diestro.
jueves, 6 de mayo de 2021 · 09:28

El amor de Ana Soria y Enrique Ponce fue durante el último verano, uno de los temas favoritos de todos los españoles. No solo por la ruptura de uno de los matrimonios más consolidados del panorama social (con Paloma Cuevas) sino también, por el famoso condimento de la diferencia de edad entre ambos.

En los últimos meses, la pareja bajó su nivel de exposición.

Lejos de escuchar las críticas, tanto el torero como la estudiante de Derecho, siguieron con su romance contra viento y marea, llegando incluso a mudarse juntos al ático del diestro en Almería, adoptando una mascota. Sin embargo, la prensa continuó acechando la casa donde comenzó el amor: la de los padres de Ana, y tal fue la exposición que la familia Soria decidió cambiar de etapa.

La sala de la casa de Ana Soria. (Idealista)

En uno de los sitios de inmuebles más conocidos de España, la casa de los suegros de Enrique Ponce se publicita por todo lo alto. Y no es para menos: el hogar posee tres pisos, lujosas habitaciones de madera noble y un sótano con bar incluido. Por esta misma razón no resulta sorprendente el precio por el cual, se vende la misma: 700.000 euros.

La entrada al hogar de Ana Soria. (Idealista)

La casa donde creció la pareja del diestro se encuentra en una de las mejores zonas residenciales Almería. La misma se sitúa cerca del mar y uno de los ambientes que más se destacan por lejos, es su enorme salón de estilo clásico con decoración noble. El mismo posee grandes butacas rojas tapizadas y cortinas estampadas XL que esconden el acceso al patio interior. Otro de los detalles que cautivan ni bien entrar, es el toque industrial que posee el hogar, con una escalera por tramos de acero y cristal.

Sótano del hogar. (Idealista)

Lo que predomina en la casa donde posiblemente, Enrique Ponce haya pasado las últimas fiestas, es la madera. En el comedor y la cocina, dos grandes mesas de noble y robusto material predominan el espacio sumado a espacios de gran almacenamiento. Sin embargo, nada se compara el sótano con bar incluido. En el último de los pisos, el espacio de dispersión está garantizado. La barra posee taburetes, estanterías para las botellas y un piano. Las paredes de ladrillo a la vista le da un toque moderno, como si de un loft en Nueva York se tratase.   

Habitación de Ana Soria. (Idealista)

A la hora de subir a las habitaciones, lo primero que genera curiosidad es el cuarto de Ana Soria. Quizás fue allí donde pensó antes de irse a dormir en Enrique Ponce por primera vez. El espacio se trata de un rincón acogedor, con tonos pastel y una ventana que genera un cuarto muy iluminado. La cama y la zona de estudio son de color blanco combinado con rosa y posee grandes armarios encastados. Las otras dos habitaciones del hogar, también tienen la misma cualidad que la de Ana: entra por las ventanas mucha luz natural.