TENÍA QUE SER VERDADERA

La historia detrás de “Lucía”, la canción más emblemática de Joan Manuel Serrat, que explica todo

Todos los indicios apuntan a que la musa realmente existió en la vida del Nano.
jueves, 6 de mayo de 2021 · 04:30

Éxitos musicales en la historia del arte existen a montones y pertenecientes a todos los géneros. Sin embargo muy de vez en cuando sucede que el mundo ve surgir a nuevos artistas (dueños de talentos interpretativos descomunales) y con ellos a nuevas composiciones que de alguna manera marcan un antes y un después, quizás sin buscarlo. Joan Manuel Serrat es un ejemplo muy representativo de ese tipo de eventos casi mágicos y lo consideramos así no solamente porque ha vendido millones de discos y es reconocido en todo el globo, sino porque ha conseguido hazañas tan valerosas y dignas de análisis como la instauración de un nombre el cual muchos de sus seguidores, y quienes se convirtieron en padres, lo tomaron para bautizar a sus retoños.

Seguramente con la anticipación anterior muchos ya sabrán que estamos haciendo referencia a “Lucía”, esa canción que ha sido catalogada como “la más bella canción de amor de todos los tiempos” y que pertenece al repertorio de Joan Manuel Serrat. Quienes la conocen (y quienes no deberían correr a escucharla) coincidirán con nosotros en la idea de que allí conviven las combinaciones de palabras perfectas para enaltecer la poesía. A menudo se cree que el arte de la composición es demasiado abstracto e inalcanzable pero aquí nos damos cuenta de que hay una finalidad suprema en cualquier intento de reproducción artística: la descripción de situaciones cotidianas mediante la elección de conjugaciones que transmitan emociones.

Joan Manuel Serrat en su juventud.

La copla a la que estamos haciendo alusión no solo logró que a partir de su publicación millones de mujeres comenzaran a portar ese nombre y que todo el mundo la reconociera como una obra maestra, sino que también abrió las puertas a un interrogante no menor: ¿Quién era Lucía?¿Existía? Y es que verlo al intérprete tan compenetrado cada vez que la entonaba nos hacía creer que debía haber una persona de carne y hueso que fuera la musa o, de lo contrario, era un excelente actor como para representar tan bien una historia que nada tenía que ver con él.

Con el paso de los años la pregunta de alguna manera fue respondida ya que, ante la insistencia, Joan Manuel Serrat alguna aclaración hizo. La realidad es que jamás brindó detalles en relación a cómo fue el vínculo con esa muchacha que le significó casi todo en su carrera profesional pero sí dejó bastante claro que existió. Santiago Feliú, cantautor cubano, fue con quien el artista se confesó y posteriormente él lo relató en un portal argentino. Lucía habría sido una azafata de una aerolínea española con la que coincidió en algún viaje y la historia se habría intensificado a tal punto que el Nano le habría llamado en la noche en la que ella se casaba, evento al que se refirió como “una gran maldad”.

Joan Manuel Serrat.

Los datos son pocos pero una cosa es real, la musa existió y la historia no llegó a buen puerto pues en ese caso conoceríamos muchos más pormenores. Tal como relata la letra de la canción, es la historia “de lo que pudo haber sido y no fue”, una síntesis perfecta de aquel sentimiento profundo que quedó trunco pero que luego Joan Manuel Serrat supo capitalizar como un campeón, pues transformó la experiencia en un hito fundamental a partir del cual su carrera explotó.

Otras Noticias