Nos dejó boquiabiertos

Crónica de una venganza anunciada: el doloroso momento de Rocío Carrasco tras divorciarse

La hija de Rocío Jurado relató en el capítulo 8 cómo fue la agresión de Rocío Flores.
miércoles, 5 de mayo de 2021 · 09:44

Parece que a Rocío Carrasco le queda mucho por contar, luego de tanto tiempo encontró un espacio donde se siente escuchada. En el capítulo 8 de su documental, “Rocío, contar la verdad para seguir viva”, Rociíto relató la agresión que recibió por parte Rocío Flores, su hija. Un hecho que marcó un antes y un después en toda esta historia.

Era una mañana del año 2012, la quinceañera se levantó, le dijo “Buenos días” a su madre, desayunaron y comenzaron a discutir. La primogénita de Antonio David se dejó llevar por la ira y la impulsividad y le dio un golpe a su progenitora, a partir de ese momento las risas, las anécdotas, los abrazos y todos los momentos compartidos quedaron en el olvido. Rocío Carrasco terminó en el suelo con un profundo dolor físico y también emocional.

A la mañana siguiente, Rocío Flores decidió marcharse de su casa; jamás le pidió disculpas a su madre, borró ese episodio de su mente. Por fin iba a cumplir su sueño de irse a vivir con su padre, pues Antonio David había pedido la custodia judicialmente un mes antes, pero se la habían rechazado. La hija de Rocío Jurado jamás imaginó lo que ocurrió ni lo que vino después, pero podríamos decir que fue una crónica de una venganza anunciada.

Rocío Carrasco vivió un infierno tras divorciarse Antonio David Flores.

Antonio David había sido muy claro con ella, “Haré que te odien”, le dijo, y lo cumplió, es un hombre de palabra. Rociíto jamás pensó que su adorable y cariñosa niña iba a querer hacerle daño, pero parece que esa ira y bronca que expulsó aquella mañana venía acumulada desde hacía tiempo. Al exguardia civil no le importó saber qué pasó realmente, se aprovechó de la situación.

El colaborador se dirigió hacia Madrid junto a la adolescente y denunció a su exesposa por maltrato, algo que jamás había hecho. Dieron vuelta la situación, Rociíto, que en realidad había sido víctima, pasó a ser la culpable. Rocío Flores era una niña de 15 años, se dejó llevar y manipular por su padre, pero jamás contó la verdad ni se hizo cargo de lo que causó.

Rocío Carrasco fue agredida por su hija.

Rocío Carrasco quedó devastada, ella jamás la denunció porque es su hija. Fue una traición de la que no podrá recomponerse. Rocío Flores ya no puede refugiarse en su padre como lo hizo en ese momento, es grande y debe hacerse cargo de sus actos. 

Otras Noticias