Leyenda

Los 85 años de Manuel Benítez, el Cordobés: recluido de la prensa, el COVID y su hijo no reconocido

Este martes, el mítico torero celebra un aniversario de vida más que particular en su finca Villalobillos.
martes, 4 de mayo de 2021 · 11:08

La vida de Manuel Benítez, el Cordobés ya se ha convertido en toda una leyenda del toreo. Y es que, a pesar de que el diestro ha estado bastante desaparecido del panorama social en los últimos tiempos, lo cierto es que no hace falta que su rostro aparezca en pantalla, para conocer de su vida. Hoy, el torero cumple 85 años y los celebra en donde siempre quiso estar: su finca de Villalobillos, en el término de Almodóvar del Río.

Desde que la pandemia por coronavirus comenzó, el rostro mítico de este profesional de la tauromaquia se recluyó casi por completo. Contadas fueron las ocasiones en los que se lo vio públicamente, entre ellas, a finales de febrero de este año cuando acudió al polideportivo de Posadas para vacunarse con la primera dosis de la vacuna Pfizer.

El torero recibió la primera dosis en febrero de este año.

“Este virus ha venido a fastidiar al mundo. Y le tenemos que hacer frente de la mejor manera posible y esa, hoy por hoy, es la vacuna. A mí, si me quieren poner tres seguidas, que me las pongan" aseguró Manuel Benítez, el Cordobés con el humor que siempre lo ha caracterizado. Fue también el año pasado, cuando se lo vio al torero, asistir a las marchas en contra del cierre de las Plazas. Con cubrebocas mediante, el diestro acudió con un cartel que rezaba: “También somos cultura”.

Manuel Benítez, el Cordobés fue todo un referente de la tauromaquia en los 60.

Su novia, María Ángeles, y su amigo, Fernando Sacromonte, son las personas que hoy en día se encargan de cuidar y vivir junto a Manuel. De hecho, fue este último quien lo acompañó al polideportivo en febrero a recibir la inoculación contra el COVID 19. “Yo estoy apartado de todo, no salgo de la casa nada más que para dar una vuelta por las fincas, tengo mucha precaución” aseguró por aquellos días a los medios cordobeses. La fama de la cual Manuel Benítez, el Cordobés ha gozado toda su vida le ha permitido darse el lujo de la vida que lleva.

Su historia comenzó el 28 de abril de 1957, cuando siendo un total desconocido para el público, saltó al ruedo de Las Ventas. Pese a haber sufrido una cogida, esta presentación significó su catapulta a la fama, llevándolo a un auge total en la década de los 60. Allí amasó la fortuna que le permite hoy vivir recluido (del virus y los periodistas que lo acechan por su vínculo con Manuel Díaz), en un espacio que contienen jardín, pistas de tenis, una piscina y por supuesto, una pequeña plaza de tientas.