POLÉMICA

Charlène de Mónaco desaparece sin Alberto ni sus hijos y no podrá, por ahora, regresar a casa

La sudafricana tomó esta decisión y ahora debe asumir las consecuencias.
lunes, 24 de mayo de 2021 · 04:30

Su familia se radica en una de las Casas Reinantes más fastuosas del mundo, pero su corazón le pertenece a Sudáfrica y su hermoso y sereno semblante taciturno lo anuncia con cada aparición pública. Charlène de Mónaco regresó a su país sin sospechar siquiera que lo que esperaba fuera una corta estadía, se complicaría al punto de impedir su regreso a la Casa Grimaldi.

Hay suspicacias alrededor de la situación particular que atraviesa la monegasca: De viaje por el continente africano en el marco de una misión de conservación de la fauna, S.A.S. la Princesa Charlène de Mónaco sufre una infección ORL que no le permite viajar. Lamentablemente, no podrá asistir al Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco". ¿Qué nombre tiene esa afección? ¿Por qué la "Casa Real" no se ha pronunciado más al respecto?

Charlène de Mónaco no podía esperar para regresar a Sudáfrica, su país de procedencia.

Pero lo que queda claro es que sus motivos para regresar a su suelo natal distan mucho de aquellos que albergaba días antes de casarse con el Príncipe Alberto de Mónaco en julio del 2011. Abrumada por el acoso mediático y los incesantes rumores de deslealtad de su prometido, la impulsaron no una sino dos veces a intentar abandonar el país, pero los servicios de seguridad del Principado frustraron sus acciones "convenciéndola" de regresar junto a Alberto.

Aquello es historia pasada. Charlène de Mónaco ahora es madre de una pareja de gemelos: el Príncipe Jacques, quien es el heredero al trono monegasco, y la Princesa Gabriella, quien es toda una influencer de estilo y, con tan solo 6 años, llama la atención adonde quiera que va. ¿Y qué decir de su relación con Alberto de Mónaco? Pues parece que las dudas y desavenencias se han disipado y están más unidos que nunca.

La Princesa Charlène de Mónaco ha dedicado sus esfuerzos para preservar a los rinocerontes.

Pero en esta oportunidad, Charlène de Mónaco ha atendido al llamado de su amada Sudáfrica para ir en favor de una de las campañas más ambiciosas que hoy forman parte de la agenda nacional: intentar detener la caza indiscriminada de rinocerontes, quienes han sobrepasado las cifras rojas de alerta tras una considerable reducción poblacional en su hábitat natural.

Así que esta semana vimos a la Princesa vestida con un mono verde militar realizando recorridos en helicóptero, siguiendo huellas de estos magníficos animales para determinar junto a grupos pro ambientalistas la localización de la especie y sus zonas de desplazamiento. Pero frente a todo ello, también tenemos a Charlène de Mónaco en medio de una grave controversia, con respecto a este flagelo contra el orden natural.

Charlène de Mónaco no puede regresar a Montecarlo y aún no se sabe a ciencia cierta cómo va su salud.

La exnadadora también se encuentra en la región apoyando una campaña considerada como un acto de crueldad contra los mencionados rinocerontes. Si bien la caza furtiva persigue hacerse con los cuernos de los especímenes para venderlos a precios exorbitantes, también estos grupos, en los que se incluye la misma Charlène, apuntalan a la misma práctica, con la intención de quitarle el atractivo al animal frente al cazador y así preservarles la vida.

Con ello se busca que la especie sobreviva, pero esta "solución" momentánea causa un daño colateral que por lo visto no se prevé como una seria amenaza, pero sí que compromete su salud y calidad de vida. Sin embargo, Charlène de Mónaco sigue en campaña y desoye a las críticas para prestar su imagen y difundir la importancia del rescate de los animales en vías de extinción. Ante situaciones desesperadas, medidas desesperadas, y aunque se pretende la búsqueda de respuestas alternativas, por ahora esta es la única posible.

Sin embargo, su cruzada comprometió su cuadro clínico. Aún no hay información precisa sobre la evolución de Charlène de Mónaco en su tierra natal ni sobre cuándo regresará a la Casa Grimaldi junto a su familia. Se esperan pronunciamientos desde Montecarlo para esclarecer la difusa situación que envuelve a la exatleta.

Otras Noticias