Nos dejó boquiabiertos

Conoce a la mujer que heredó la mansión y gran parte de la fortuna de Freddie Mercury

El artista falleció el 24 de noviembre de 1991.
domingo, 23 de mayo de 2021 · 14:51

Freddie Mercury fue uno de los artistas más importantes y reconocidos del mundo. Pasan los años y su música sigue sonando en cualquier parte, dejó una huella imposible de borrar. El cantante era muy reservado, poco se sabía de su vida privada. Adoraba la música y la moda, era muy extrovertido. 

El intérprete de “Barcelona” falleció el 24 de noviembre de 1991 a los 45 años por una bronconeumonía complicada por el sida. Tiempo después de su partida, salieron biografías y documentales que dieron a conocer detalles inéditos de su vida privada. Según “Freddie Mercury: The Untold Story”, el cantante y el guitarrista Brian May iban muy seguido a la boutique londinense Biba para observar a las dependientas.

Fue allí donde conoció a Mary Austin, la mujer que se convirtió en su pareja. Vivieron juntos durante seis años, pero jamás pasaron por el altar. En 1976, Freddie le confesó su sexualidad y se separaron. “Sabía que no estaba siendo sincero consigo mismo”, fueron las palabras que utilizó la joven tiempo después. 

Mercury abandonó el apartamento, compró una casa para Mary y le consiguió un empleo como su asistente personal. Siguieron teniendo una buena relación, él se mudó a una casa en Stafford Terrace a pocas cuadras de la de Austin. Aunque jamás se casaron, para Freddy ella era su esposa: “Para mí fue un matrimonio. Creemos el uno para el otro. Todos mis amantes me han preguntado por qué no podrían reemplazar a Mary. Es porque es sencillamente imposible”.

Mary se casó con un empresario llamado Piers Cameros con el que tuvo dos hijos. El 24 de noviembre de 1991 con el fallecimiento de Freddie su vida dio un giro de 180 grados. El cantante le dejó su mansión de Garden Lodge, valorada en 22,5 millones de euros, y la mitad de su fortuna. 

Freddie Mercury y Mary Austin.

En la actualidad, Mery continúa viviendo en aquella casa que le dejó su gran amor. “Los meses posteriores a la muerte de Freddie fueron los más solitarios y difíciles de mi vida. Tuve muchos problemas para aceptar que se había ido y todo lo que me había dejado”, expresó Austin.