MÚSICA

El desconocido pasado rockero de Camilo Sesto que te impactará

El famoso tiene una amplia trayectoria musical.
viernes, 21 de mayo de 2021 · 05:00

Desde que Camilo Sesto ha partido de este mundo en septiembre del 2019, hay un fenómeno que se repite y parece no tener final: cada vez salen más y más datos e informaciones sobre su vida, que lo convierten en un personaje sumamente interesante para la prensa corazón.

La nueva noticia es que Camilo Sesto tiene un fuerte pasado en el mundo del rock, género al que le dedicó toda su energía musical en sus primeras épocas como cantante. La primera banda que el artista integró se llamó “Los Dayson”, y la conformó siendo un adolescente junto a su compañero de escuela y amigo, Remigio Barrachina.

La banda juvenil claramente influenciada por el rock británico estaba conformada por Emilio Llácer en la guitarra rítmica, José Luis Esteve en la guitarra solista, Remigio Barrachina en el bajo, Jesús Nacher en la batería y Blanes, por supuesto, en la voz. El grupo fue a probar suerte en Madrid, lugar en donde se disolvieron pero del cual el cantante no regresó a su Alicante natal pues estaba decidido a ser exitoso.

Al poco tiempo, el cantante de “Vivir así es morir de amor” integró un grupo llamado “Los Botines”, que tuvo algunos éxitos fugaces. Con el tiempo el nacido en Alicante se destacó de tal manera que el grupo comenzó  llamarse “Camilo y los Botines”. Esta banda, llevó a que Blanes se presentara junto a la cantante de moda Karina en la cinta “Los chicos del Preu”.

Evidentemente el rumbo Camilo Sesto ha sido uno totalmente distinto a este, lo cual no significa que el músico haya abandonado su amor por el rock durante su vida, pues este fue su primer amor, a pesar de que a muchos les cueste creer que había elegido este creciente género musical para asegurarse el pase al éxito.

La realidad es que la versatilidad y el talento musical del famoso, ha sido tal que hace un par de días se ha hecho un “sold out” en un teatro de Valencia que ha presentado un espectáculo en homenaje a Camilo, algo que pocas veces se ha visto, pero que es posible gracias a un club de fanáticos totalmente fiel.