TENÍA QUE HABER UN MOTIVO

La verdadera historia detrás de la cizaña entre Belén Esteban y la esposa de Jesulín de Ubrique

La disputa de la pantalla chica que no pierde vigencia tiene una razón de ser y aquí la develamos.
domingo, 2 de mayo de 2021 · 03:45

Las idas y venidas entre Belén Esteban y Jesulín de Ubrique son habituales y casi que ya no sorprenden. Sin embargo, la tertuliana mantiene un frente siempre abierto con su actual mujer y madre de sus dos hijos pequeños, María José Campanario. Como buenos personajes televisivos (los tres), siempre han sabido encontrar tópicos para mantenerse en la agenda mediática pero de todas maneras existen algunos elementos fundamentales que podrían ser considerados como las piedras basales de la bronca de la que hoy somos testigos.

Lo primero (y aunque sea muy conocido no lo podemos dejar de mencionar) es la actitud descuidada que el torero ha tenido con su primogénita, la niña que tuvo con Belén Esteban. Es cierto que los primeros años no fue tan desinteresado en la crianza pues hasta la niña fue quien llevó los anillos el día que su padre se casó con María José, pero luego parece ser que casi han perdido todo el contacto y en la actualidad son dos desconocidos. Sin lugar a dudas ese es un gran motivo de recelo pero no es el único.

Belén Esteban y Jesulín de Ubrique al poco tiempo de comprometerse.

Quienes conocen de cerca los pormenores de la historia entre Camparario y el espada, aseguran que ella fue una persona muy ingeniosa a la hora de la conquista, de hecho en más de una oportunidad ha sido catalogada de “usurpadora”. Lo anterior responde al modo en que supuestamente se conocieron: Jesulín sufrió un accidente de tránsito que casi le cuesta la vida y María José se desempeñaba como enfermera en la clínica en la que él recibió los primeros auxilios. Allí la muchacha habría comenzado a tejer unos lazos perversos (desde la perspectiva de quienes sostienen esa teoría) mediante los cuales se aprovechaba de las necesidades del paciente para ganarse su confianza y luego enamorarlo.

Si la premisa antes relatada fuese cierta, entonces la princesa del pueblo tendría allí su coartada perfecta para luego defenestrarla en cada oportunidad que la televisión le presentara. Si había comenzado con esas intenciones el vínculo con su exmarido, entonces podría ser igual de cruel con su hija, quien por cuestiones filiales no debía dejar de frecuentar a su padre y en esos encuentros coincidiría con la presunta villana de la historia. Vale destacar que Jesulín de Ubrique y María José Campanario se comprometieron solo unos meses luego de que él recibió el alta, de manera que es creíble que se enamoraran mientras él estaba convaleciente.

María José Campanario y Jesulín de Ubrique en la primera comunión de su hija Julia Janeiro.

Belén Esteban ha asegurado en infinidad de oportunidades que su archienemiga mediática (y también de la vida personal) hacía infeliz al torero y, lo que es peor aún, que trataba a Andrea como “de segunda”, dándole jamás el lugar que se merecía como hija legítima y reconocida de su padre. María José nunca ha tenido muy buena prensa pero más allá de las habladurías parece que es feliz con Jesulín, algo que la colaboradora de “Sálvame” no consiguió, de hecho podemos asegurar que se la ve mucho más plena desde que confió en otro hombre y pasó definitivamente de quien tantos dolores de cabeza le provocó.

Otras Noticias