LA FAMILIA ES LO PRIMERO

Cósima y Tristán Ramírez, los incondicionales y principales fans del arte de Ágatha Ruiz de la Prada

Puede que el éxito de la diseñadora responda a los valores que la acompañan puertas adentro.
domingo, 2 de mayo de 2021 · 03:15

Familias que viven de su talento en España hay decenas, aunque por supuesto, no todas han triunfado en el mismo nivel ni tampoco han sabido mantenerse con el paso de los años. Sin embargo, hay algunos nombres que sí lo han conseguido, que triunfan más allá de las fronteras de este país y para quienes además el éxito se presenta en formas que van mucho más allá de la recaudación de grandes cifras de dinero a cambio del trabajo. Ágatha Ruiz de la Prada es una de ellas, sin ninguna duda.

La premisa anterior la sostenemos con fuerza porque a esta altura nadie se animaría a decir que Ágatha Ruiz de la Prada es solamente una diseñadora. Lo es, claramente, pero ese título le queda ya muy chico y aquí nos gusta llamarla “una creativa” pues ha trascendido el ámbito del diseño e incluso de lo textil, para construir así una marca con un sello tan distintivo que es imposible disgregarla de lo que es ella en persona. Una historia de tanto éxito, claro, no podría haber estado fundada en la soledad.

Tristán Ramírez y Ágatha Ruiz de la Prada.

A medida que la artista se ha consolidado aquí y en todo el mundo, hemos empezado a conocerla en profundidad y a entender por qué los colores son la impronta que sella cada una de sus composiciones; del mismo modo en que hemos descubierto a dos personas que son la luz de sus ojos, que la acompañan en cada uno de los proyectos que emprende y que también son partes muy importantes para que todo transcurra sobre ruedas en lo que podría considerarse “el gran negocio familiar”.

Cósima y Tristán Ramírez son los hijos de Ágatha Ruiz de la Prada y hace algunas horas han brindado una entrevista a la revista "Pronto" en la que han hablado de los temas que ocupan sus presentes y también de cómo funciona el vínculo con su madre. La muchacha actualmente está en Londres, allí estudia Literatura y es, nada más y nada menos que, la directora del departamento creativo de la marca que fundó su madre, mientras que su consanguíneo se desempeña como SEO. Ambos han coincidido en la idea de que trabajar con la matriarca es una experiencia estupenda por la alegría y el entusiasmo en el que están sumergidos la gran mayoría de los momentos.

Cósima, la hija de Ágatha Ruiz de la Prada.

“Mi madre y yo cada vez nos parecemos más y hay choques de egos entre la dragona grande y la pequeña dragoncita pero, desde que Tristán entró en el estudio, nos ha aportado una calma fantástica y muy necesaria”, manifiesta la futura literata y así deja muy en claro que las similitudes físicas representan solo una pequeña parte de todo lo que tiene en común con Ágatha.

Ágatha Ruiz de la Prada, Cósima y Tristán son de esas personas a las que su arte les ha servido para capitalizar los dramas de la pandemia. No es casualidad que la marca de indumentaria esté repleta de colores estridentes, sencillamente porque ese es el modo que tiene la fundadora del proyecto de ver la vida y, evidentemente, se lo ha transmitido a sus retoños a tal punto, que ninguno quiere apartarse del negocio que les ha dado todo.