ESPANTOSO

La advertencia de los que se atrevieron contra la Reina Letizia: "Nunca dejarás de ser plebeya"

La Monarca lo soportó todo de quienes ni siquiera eran miembros de su propia familia.
lunes, 17 de mayo de 2021 · 02:30

Por supuesto que no fue fácil. Escrutada de punta a punta, vigilada y señalada por su familia política, la Reina Letizia no tuvo la más cálida de las recepciones cuando se unió a la Familia Real y por aquel entonces, si bien debía sonreír y callar, cada vez se le hizo más difícil cuando tivo que enfrentarse al desprecio de otros elementos y no precisamente hablamos de la prensa, sino de la recalcitrante aristocracia y nobleza madrileña que no tuvo ni un ápice de piedad con ella. Así lo relata "El Nacional" de Cataluña.

Luego del anuncio de su compromiso en noviembre del 2003, las pudientes y tradicionales familias murmuraban sobre las razones "incomprensibles" del entonces Príncipe Felipe de Asturias para elegir a una periodista ovetense sin blasón, abolengo, ni tradición, que sólo aportaba una "pintoresca" familia con un abuelo taxista y una tía republicana. La Reina Letizia conoció la peor cara del mundo palaciego y ostentoso al que la invitaba a compartir su futuro marido.

En los círculos más altos de la sociedad no se podía entender cómo pudo Felipe VI elegir a la Reina Letizia.

El escritor Carlos García-Calvo lo catalogó en su libro 'Letizia. De la A a la Z' como la "lista negra", y va de lo siguiente: predispuestos contra la Consorte, ninguna palabra o acción de su parte la congraciaría, pese a los intentos de la Familia Real por incluirla en algunos círculos y el desesperado pedido de ayuda de Doña Sofía a la incomparable Duquesa Cayetana de Alba para ayudarles en ello.

A la Reina Letizia, estos grupos influyentes y flemáticos jamás le dieron el beneficio de la duda, y así lo explicó el autor: "Empezaron a correr toda clase de historias entre la alta burguesía española que dejaban muy mal parada a la futura Princesa de Asturias. La aristocracia, aunque la encontraba cargante, cerró filas en torno a la Corona".

Ni siquiera la influencia de Doña Cayetana de Alba pudo aplacar el estupor de las grandes familias.

Pero si la Reina Letizia intentó encajar, comportarse y aprenderlo todo de la forma más celeste posible, ¿cuál fue el gran error que cometió al punto de generar tanto estupor y rechazo? La razón: su pasado plebeyo.

Su supuesta falta de don de gentes, su vocabulario muy poco elegante (solo hay que ver cómo renegaba a todas horas diciendo '¡Jolín'! y '¡Merde'!) y su supuesta costumbre de dictar cátedra.

La Reina Letizia nunca podrá igualar a la Emérita, según ciertas familias.

No solo era la coloquialidad, sino también la personalidad de la Reina Letizia resultó un verdadero choque para estos clanes. Su carácter demandante, su conocimiento sesudo en temas periodísticos y su particular forma de conducirse, fueron el blanco de las burlas, las críticas de todo nivel y su recelo ante su capacidad de representar al poder monárquico con la misma gracia y solemnidad que su antecesora, la Emérita Sofía.

Hoy en día, el trabajo sostenido de la Reina Letizia y sus esfuerzos por sacar a flote el buen nombre de la Corona a pesar de los escándalos financieros del Emérito Juan Carlos, han aligerado un poco la posición frontal de este sector tan influyente. Han pasado casi 20 años, pero aún la alerta se mantiene. Hay cosas que nunca cambian. Podría trabajar sin descanso para la Corona, podría haberle dado a España a una heredera, pero para las familias rancias de España, una cosa es trabajar para la Corona y otra muy distinta es haber nacido en ella.

Otras Noticias