DEVASTADOR

El principio del fin para la Reina Sofía ante la fecha más dolorosa de su vida

Si lo hubiera sabido, la Emérita habría luchado para cambiar su destino.
lunes, 17 de mayo de 2021 · 01:30

De esos momentos que suelen resultar dolorosos para la memoria, lamentablemente para la única residente de "Zarzuela" fue el día de su propio matrimonio. Este 2021 se cumplen 59 años del enlace matrimonial entre Don Juan Carlos y la Reina Sofía, y en el 2022, los Eméritos celebran sus bodas de diamante. Pero ¿qué ánimos puede haber para celebrar en un Palacio que luce como una cáscara vacía?

"Ok Diario" relata que hace 60 años, un lunes 14 de mayo de 1962, la ciudad ateniense en el país helénico fue testigo de la unión monárquica más esperada, cuando las familias Borbón y Grecia sellaron un compromiso de vida a través de "una boda cuento de hadas" entre la Princesa griega y su Príncipe español, evento en el que se dió cita la crema y nata de la aristocracia y la realeza europea. Todo era luz y esplendor para la Reina Sofía, quien en ese momento no podía siquiera adivinar lo que vendría después.

La Reina Sofía y el Rey Juan Carlos junto a sus damas de honor.

Ahora bien. Saber si estaban enamorados o no en aquel momento, eso no lo sabremos jamás. Las palabras casi atemporales de la Reina Sofía quedaron para la historia varias décadas después, cuando confirmaba que no tenía otra vida que no fuera el Rey Juan Carlos y ha asegurado en varias ocasiones que su primer amor fue el Emérito. Pero, hay biógrafos y escritores que la desmienten: su primer amor fue Harald de Noruega, el Príncipe que prefirió luchar por una plebeya en lugar de ella.

El padre del Rey Felipe no se queda atrás en cuestión de primeros amores: si el dictador Franco le hubiera dado a elegir libremente, él habría escogido a María Gabriela de Saboya, "la Princesa más bella de Europa" en aquel entonces, hija del último rey del desaparecido trono italiano. Sus ideas liberales la excluyeron como candidata para "Juanito", de quién se dice lloró amargamente el no poder desposarla.

Muchos se han preguntado qué habría sido de la Reina Sofía si Harald de Noruega la hubiera elegido.

Sobra decir que para el caprichoso Borbón, la Reina Sofía no fue su segunda o siquiera tercera elección. Varias conquistas y años subsiguientes transcurrieron, con algunas coincidencias en varias ocasiones especiales, antes de que Don Juan Carlos reparara en la presencia de la griega y asintiera ante la convicción de Franco de que ella era la elegida.

¿Qué podemos contar sobre la emocionante pedida de mano? Ese momento sorpresivo con el que toda mujer sueña y comprende ciertos "pasos" para su realización. Acá no hubo nada de eso, ni rodilla hincada, ni discurso, ni emoción, ni llanto: todavía se recuerda la infame propuesta cuando el estrafalario "Juanito" advirtió a la Reina Sofía con un "Cógelo, Sofi", una cajita volando hacia su dirección con el anillo de compromiso que, hasta hoy, no se quita del dedo anular.

Después de casi 60 años, no es mucho lo que pueden compartir el Emérito y la Reina Sofía.

Casi 60 años después de reinar juntos España, con tres hijos en su haber y todo un recorrido entre alegrías, disgustos, tristezas y un intento -o dos- de divorcio, el Rey Juan Carlos y la Reina Sofía están apartados por las distancias. Él en Abu Dabi, ella en España. Si contamos las distancias del corazón, hace ya muchos años que entre ellos si algo reina realmente es el desamor, pero el sentido del deber los obligó a permanecer unidos.

Además, si lo pensamos en frío, el escenario pandémico mundial y el panorama nacional que atraviesa un fuerte tema a nivel económico, resulta adverso para los efectos de grandes celebraciones, en parte por las medidas restrictivas que podrían mantenerse hasta el próximo año, en parte porque el Emérito posiblemente no pueda regresar a España y porque a razón de la Reina Sofía, es poco o nada lo que tiene que celebrar.

Más de

Otras Noticias