INÉDITO

Los alimentos que la Reina Isabel no consume bajo ningún concepto y no se entiende por qué

Se dice que eliminarlos de su dieta, ha sido la causa de la longevidad y salud de la Soberana
lunes, 10 de mayo de 2021 · 02:15

¿Quien no quisiera probar en alguna ocasión las exquisiteces que se pueden degustar desde las cocinas del Palacio de Buckingham? Los mejores chefs de alta cocina a nivel mundial han elaborado los menús que la Reina Isabel y su familia han degustado por años y ya podríamos imaginar todas las invenciones gastronómicas entre sabores, colores y texturas que se pueden apreciar en estos espacios.

Por supuesto, siendo la mujer mas importante del Reino Unido, no es un pecado suponer que cualquier antojo que la Reina Isabel pida, sea complacido por su equipo de alta cocina, aunque sí hemos podido corroborar que, contrario a lo que se cree, los gustos de la Monarca no son en extremo sofisticados ni complejos. Disfruta de la buena gastronomía local, de los productos de estación y de las presas de cacería como faisanes, urogallos y ciervos.

Los dulces por supuesto, son una de las debilidades confesas de la Reina Isabel, en especial cuando estos incluyen chocolate. Desde la revista "Hola!" se afirma que para ella mientras más oscura es la pieza, mejor aún y los pasteles con este ingrediente, son de sus favoritos.

Chocolates scones, mermeladas y té son parte de la dieta de la Reina Isabel.

Pero en esta ocasión, abordaremos aquellos alimentos que ni la Reina Isabel y su familia pasan de largo, ya sea por gusto personal o por algún régimen de dieta que sigan, sencillamente, la presencia de cualquiera de estos puede arruinarles la experiencia, por muy especial que el plato sea.

Encabezan la lista los ajos en todas sus variedades y en menor escala la cebolla. A la Reina Isabel particularmente no le agrada el sabor de estos ingredientes en demasía, por lo cual los cocineros de "Buckingham" evitan su uso de forma muy marcada, especialmente porque su fuerte sabor y aroma se impregna en los sentidos y resulta contraproducente por ejemplo, en medio de un banquete. Es un 'no, no' definitivo.

Sorprendentemente, los mariscos no forman parte de los menús de la Familia Real, al menos fuera de "Buckingham". Bajo ningún concepto, la Reina Isabel prueba productos de mar durante galas y eventos fuera de Palacio, amén de visitas oficiales en tierras foráneas. Esto lo confirmó Grant Harold, ex mayordomo real, quien corroboró esta información a la revista "Woman & Home". La razón es muy sencilla, evitar a toda costa algún tipo de afección estomacal por intoxicación con estos productos.

La Reina Isabel no prohibe a sus familiares comer lo que deseen, pero ella sigue desde hace varias décadas una dieta muy estricta.

Una medida tomada desde 2008 por el heredero de la Reina Isabel, el Príncipe Carlos, en su residencia de "Clarence House" y que luego se extendió al resto de los Palacios Reales, fue la prohibición de la compra de foie gras. Este manjar francés no puede ser utilizado por los encargados de cocina debido a la vinculación y preocupación del Principe por los problemas medioambientales.

También a través de la voz de chef Darren McGrady, quien trabajó por varios años para la Familia Real, este medio citado aseguró que la Reina Isabel no come platillos que contengan carne cruda, ella consume solo proteicos bien cocidos para prevenir posibles complicaciones estomacales. Lo mismo ocurre con los elementos picantes. La Soberana no los probará jamás, no son de su agrado.

¿Pastas? ¡Ni hablar! Por increíble que parezca, a la Reina Isabel no le gusta por su alto contenido calórico. No es un platillo prohibido, otros miembros de su familia pueden degustarlo si prefieren, pero ella siempre elegirá entre selección de pescados, variedades de vegetales y verduras como principal opción. ¿Un tubérculo que la Reina no consume jamás? La patata. No la come jamás por su alto contenido calórico.

Otras Noticias