CONTROVERSIA

La Reina Letizia hastiada de la Corona: "Se entregó, hace rato tiró la toalla"

Esto explica el semblante sombrío y triste de la Soberana.
lunes, 10 de mayo de 2021 · 02:00

Una Princesa de Asturias llena de sueños, proyectos y visiones fue poco a poco cediendo el país a la Reina Letizia que vemos hoy. En sus planes, nunca se vio a sí misma como la pieza ornamental que siempre acompaña al Monarca, a cierta distancia y saludando tímidamente a las cámaras. Ella proponía una reforma de estructura que renovaría la imagen retrógrada de la Corona, pero aquello solo quedó en su imaginación y en los archivos de la memoria.

Como periodista, la Reina Letizia vio de cerca las necesidades de su país y pensó que como Monarca podría hacer las cosas distinto.

"Quizás no es el momento", "la situación de su suegro es bastante complicada, Señora" y disculpas similares le impidieron cada vez más capacidad de maniobra. Con un alcance tan limitado, la frustración y la tristeza de la Reina Letizia no solo se hizo notar en la prensa local, sino que ya era tema de preocupación en medios extranjeros.

Siendo la Reina Letizia de origen plebeyo, para la prensa internacional era un valor agregado que "Zarzuela" nunca aprovecho de forma valedera. Ella pudo ser el puente de acercamiento entre la población y la Monarquía, para acercarlos a las comunidades y en lugar de brillar en las tapas de revistas por sus atuendos maravillosos y su gran estilismo, pudo haberlo hecho por su destacada labor al frente de una nueva forma de ver y hacer el trabajo.

Al ser parte de la Familia Real, la Reina Letizia tuvo que amoldarse y aceptar lo que esperaban de ella.

El escenario más claro que permitió las críticas de Rosa María Calaf a 'El País', fue durante el año 2020, cuando el mundo confrontó a un virus silente y mortal que desencadenó la actual pandemia. Aquellas declaraciones intentaron reivindicar a la Reina Letizia, no solo a nivel institucional, sino a nivel personal. Conoce a la Soberana desde sus días de periodista y podría asegurar que la Corona apagó su natural liderazgo y empuje para realizar un mejor trabajo.

Ha hecho lo que ha podido y luego ha tirado la toalla, porque en la estructura actual, que es obsoleta, es difícil. Lo que me irrita más es que se ha desaprovechado un buen activo y la posibilidad de que se convirtiese en un referente, no solo de moda, sino como mujer. Al final es un personaje reducido a la esfera privada y al típico rol de los cuidados que se asigna a las mujeres.

De allí el tema de "reciclar" atuendos por parte de la Reina Letizia: que brille su gestión, no lo que lleva puesto.

Por supuesto que aquellas aseveraciones sobre la Reina Letizia escalaron y trascendieron fronteras. En Francia, la revista "Gala" se hizo eco y tituló en un ánimo similar 'El dolor de la Reina Letizia: ¿por qué tiene que tirar la toalla?' con fuertes conclusiones al respecto: "Al casarse con Felipe de España, Letizia esperaba transformar los códigos de una monarquía milenaria. Elegante, siempre impecable junto a Felipe, Letizia es un perfecto escaparate de la monarquía, pero la Reina habría esperado más, mucho más". Una posición similar la tuvo el diario británico "The Express".

Algún día llegará su momento para intentar cambiar el rumbo de la Corona.

La agenda personal de la Reina Letizia se vio aplazada por los escándalos de su suegro, su abdicación y posterior exilio a Abu Dabi. Ahora como Reina Consorte, nuevamente ha debido anteponer el deber real ya establecido por encima de otros proyectos que le gustaría materializar. Su momento aún no ha llegado, por ahora el objetivo es estabilizar a la Institución y recuperar la confianza de los españoles. Luego de eso podría contemplar sus posibilidades.

Quizás para ese momento ya sea demasiado tarde. Estaría acoplada perfectamente a su papel como Monarca y se comportaría sin dudas ni vacilaciones de acuerdo a lo que se espera de ella. Tal vez bajo esta perspectiva ahora más que nunca sea posible comprender los por qué de la Reina Letizia.

Otras Noticias