MILLONARIO

Antonio Banderas tiene un capricho de 4500 millones de euros que lo ayuda a esquivar fanáticos

El actor lo estrenó ahora.
miércoles, 7 de abril de 2021 · 18:26

Antonio Banderas, al igual que cualquiera de los famosos de Hollywood, ha sabido amasar y cosechar una gran fortuna económica que se aumenta siempre en regalías y que engorda con cada publicidad, aparición pública o entrevista que negocia. Y esta fortuna no hace sino crecer.

Y es que no teniendo vicios importantes ni desperdiciando lo que la fama y el talento les regaló, muchos famosos han podido acceder a algunas cosas bastante costosas, cosas a las que el resto del mundo generalmente no puede, como mansiones, autos de alta gama, viajes con hospedajes lujosos, y más.

Por supuesto que Antonio Banderas no ha sido la excepción y estos días ha resonado en varios medios de comunicación por un caprichito adquirido de 4,5 millones de euros. Una cifra bastante elevada y de la cual se espera que haya sido invertida en algo realmente importante. En este caso nos referimos a un avión privado.

Se trata de un Gulfstream G200, un modelo usado que el actor que protagonizó “La piel que habito” le compró a Telefónica hace ya tres años por un total de 4500 millones de euros, según se reveló en distintos medios ese año. Este modelo es el mismo que tiene el millonario Cristiano Ronaldo desde el 2015, llegando a costar un modelo nuevo en la actualidad un aproximado de 20 millones de euros.

Según trascendió la información que brindó la revista “Diez Minutos”, no fue sino hasta ahora que el mediático estrenó su costosa nave para moverse desde Málaga hasta Madrid y llegar por su cuenta y sin escalas al set de filmación en donde se encuentra grabando “Competencia oficial”, junto a la actriz Penélope Cruz. La misma, tiene dos baños, cocina, y todo el espacio necesario para sentirse como en casa, pero en el cielo.

En el 2018 cuando había adquirido el avión, Antonio Banderas confesó que el móvil real detrás de la costosa compra era estar más cómodo y poder moverse con más tranquilidad mientras trabajaba o mientras pretendía salir de vacaciones a una zona u otra del mundo, ya que su paso por los aeropuertos le generaba mucha incomodidad al ser una figura pública que el mundo entero reconoce a simple vista:

No me gusta en absoluto volar. Estaba harto de los líos de los aeropuertos, los autógrafos.

Otras Noticias