Tesoro robado

La juventud de Rocío Carrasco con Chayo Mohedano que Antonio David Flores trastocó por completo

Un nuevo testimonio a favor de la hija de la más grande aseveró que Rociíto tuvo un notorio “antes y después” tras la aparición del ex Guardia Civil en su vida.
martes, 6 de abril de 2021 · 10:11

Juventud, divino tesoro. Cuesta muchas veces rememorar aquellos años sin que la nostalgia, nos empañe los ojos. Sin embargo, otras veces, el traer el pasado y tener memoria implica poder arreglar los errores cometidos o aprender de aquellas cosas, que quizás, nos hicieron daño. Algo de esto ha sabido demostrar, en las últimas semanas, Rocío Carrasco.

Rocío Carrasco de joven junto a su madre, Rocío Jurado.

Con su documental, “Rocío. Contar la verdad para seguir viva”, la mediática rompió el silencio que venía sosteniendo durante 25 años. En los episodios de esta docu serie, emitida todos los domingos a la noche por Telecinco, la hija de Rocío Jurado ha destapado la caja de los truenos, precisamente, reviviendo un pasado que para muchos, parecía sepultado.

Una de las cosas que la heredera universal de la más grande recordó fueron sus primeros años de relación con su primer marido, Antonio David Flores. Las advertencias de su padre sobre el ex Guardia Civil, sus celos y maltratos sistemáticos, los planteos y las infidelidades, y sobre todo, el sufrimiento vivido a su lado, no hicieron más que reactivar un sinfín de relatos secundarios de su excírculo. Algunos como detractores de la versión de Rocío Carrasco y otros, avalándola.

Rocío junto a su prima, Chayo Mohedano cuando eran adolescentes.

Una de estas historias la contó recientemente a un medio español José.C. Este hombre, oriundo de Chipiona, decidió contar cómo conoció en su juventud a Rociíto, cuando las preocupaciones eran pocas y las salidas con su prima, Chayo Mohedano, la regla. "Era una chica muy linda. Le gustaba gustar. Iba de un lado para otro en una motillo con Chayo, tenían muchos amigos y amigas, sabían relacionarse muy bien" aseguró al medio José.

Según el chipionero, Rociíto solía atraer a todo tipo de personas por su personalidad, algún que otro oportunista que sabía de quién era hija, pero más que nada, gente con buen rollo. Las noches en el chiringuito “Picoco” eran el escenario de algarabías de juventud para la joven hija de la más grande. Por este motivo, cuando Rocío Carrasco comenzó su vínculo con Antonio David Flores, la alegría se desvaneció por completo.

La vida de Rocío Carrasco cambió por completo cuando se casó con Antonio David Flores.

“Cuando Rocío se empezó a relacionar con Antonio David Flores cesaron los flirteos y las visitas al Picoco. Ese hombre era muy celoso y la ataba en corto. Tenía un aire de prepotencia que no pasaba desapercibido” terminó por aseverar el amor pasajero de juventud de Rociíto. No es el primer testigo de los primeros años de la pareja en asegurar lo mismo. La verdad de Rocío Carrasco por fin ha sido develada y poco ímpetu tiene de querer frenar pronto.

Otras Noticias